Pastel de espárragos

Elabora un exquisito pastel de espárragos blancos y sírvelo como te apetezca, de entrante, para cenar o de acompañamiento
7 de mayo de 2014
Etiquetas,  
pastel esparragos receta

Pastel de espárragos, una receta sana, nutritiva y reducida en calorías | Demi

Los vegetales, al igual que la fruta, son una fuente importantísima de vitaminas, antioxidantes, minerales y fibra, por lo que debe promoverse su consumo diario. En esta ocasión hemos decidido dedicarle unas líneas a un vegetal clásico en las dietas de adelgazamiento y un aliado en sí mismo para el organismo: el espárrago. Con este alimento hipocalórico y cargado de valiosos nutrientes que nos brinda la naturaleza elaboraremos un plato de tres o más estrellas Michelin.

Cerca de un 95% de su composición es agua y presenta un alto contenido en potasio y ácido fólico, siendo a su vez un vegetal ligero y saciante por su riqueza en fibra dietética. Hay mil maneras distintas de aprovechar el aporte vitamínico y mineral de los espárragos a nivel culinario: en ensalada, formando parte de una salsa, como ingrediente de una tortilla o sándwich, sirviendo de guarnición o simplemente cocinados a la plancha con un poco de aceite y sal como aperitivo o tentempié.

Pero ¿y si nos alejamos de las recetas tradicionales apostando por la innovación saludable? Entonces, obtendremos un exquisito pastel de espárragos para triunfar delante de cualquiera que se siente en nuestra mesa. Tú decides si lo sirves como entrante, para cenar o como acompañamiento. Aún estás a tiempo de bajar corriendo al súper para comprar los ingredientes que emplearemos en la elaboración de este sabroso y nutritivo pastel salado.

Ingredientes

300 gramos de espárragos blancos, cuatro huevos, un bote de leche evaporada (400 mililitros aproximadamente), 50 gramos de queso parmesano rallado, sal y pimienta negra molida. Para decorar: lechuga, gambas, langostinos cocidos, salmón… ¡lo que más te apetezca!

Preparación

Comenzamos cortando las puntas de los espárragos y cociéndolos al vapor en el caso de que sean frescos y no en conserva. En un bol añadiremos la leche evaporada –en lugar de nata, para reducir notablemente el contenido graso–, los huevos, el queso rallado y los espárragos.

Tras salpimentar los ingredientes, los trituramos con la batidora para luego pasarlos por un chino o colador de rejilla. Untaremos un recipiente con aceite o mantequilla, espolvoreando con un poco de harina para evitar que el pastel se pegue al molde. Por último, verteremos la mezcla en él y lo hornearemos al baño maría a unos 180 grados entre 45 minutos y 1 hora.

Para saber si el pastel de espárragos está en su punto, basta con pincharlo con un palillo y comprobar que sale perfectamente limpio. Una vez que enfríe, estará listo para saciar tu apetito y el de tu familia o invitados. Siempre recomiendo hacerlo de un día para otro para que coja cuerpo y se pueda desmoldar con facilidad.

Si prefieres decorarlo, usa como adornos las puntas de los espárragos, unos langostinos o gambas cocidas y unas hojas de lechuga finamente picadas.

Se me hace la boca agua. ¿A ti no?

En Muy en forma | Pastel de atún y ‘surimi’

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.