¿Para qué sirve el apio?

El apio es una hortaliza que sirve para combatir la retención de líquidos y eliminar toxinas. Además, al tener un valor calórico muy bajo, se considera un aliado para perder peso o adelgazar y cuenta con propiedades diuréticas y depurativas
4 de septiembre de 2015
Etiquetas
para qué sirve el apio

Dado su escaso valor calórico, el apio sirve de ayuda a la hora de adelgazar | Jim L. (CC by 2.0, Flickr)

¿Para qué sirve el apio? ¡Buena pregunta! El uso del Apium graveolens, nombre científico del apio, como planta medicinal se remonta a la antigua China y las culturas griega y romana. Por aquel entonces el apio no tenía valor culinario y solo era conocido por sus propiedades medicinales y curativas. Fue a partir de la Edad Media cuando el apio empezó a cobrar importancia en la cocina.

Son muchos los beneficios para la salud que reporta el consumo de apio. Esta hortaliza perteneciente a la familia de las umbelíferas destaca por ser un buen remineralizante, un potente diurético y un perfecto aliado para quienes siguen una dieta de adelgazamiento. Además, resulta un ingrediente tan saludable como versátil.

Propiedades del apio

El apio está compuesto casi por un 95% de agua, lo que lo convierte en un alimento ligero y de escaso valor calórico. Es la hortaliza que contiene mayor cantidad de sodio, pero también aporta potasio, calcio, provitamina A (betacarotenos), vitamina C y ácido fólico. Sobre su aceite esencial descansan la mayoría de propiedades terapéuticas y dietéticas que se le atribuyen.

Tiene la capacidad de aumentar la diuresis y favorecer la eliminación de agua y toxinas a través de la orina, por lo que se considera adecuado en caso de hiperuricemia, reuma, gota o retención de líquidos.

Proporciona apenas 16 calorías por cada 100 gramos, de ahí que el apio esté especialmente indicado para las personas que presentan sobrepeso o que están intentando adelgazar.

Apio para adelgazar

El poder del apio para perder peso o adelgazar viene dado por su bajo aporte calórico y sus propiedades diuréticas. Podemos aprovechar su efecto depurativo y saciante para controlar el apetito y reducir el impulso de comer en exceso.

Hay quien opta por preparar una infusión o un té de apio y tomarlo antes de comer o beber el zumo de apio, ya sea solo o combinado con otras hortalizas y frutas (naranja, limón, zanahoria, manzana…).

Otra opción es empezar el día con un batido de apio o incluir una ensalada de apio en la comida para sentirte saciado antes y no excederse comiendo alimentos calóricos que pueden hacer ganar peso rápido.

Cocinar con apio

El apio posee múltiples y variadas aplicaciones culinarias, las cuales iremos desgranando a continuación.

El tallo del apio tiene una textura crujiente y un sabor suave con un ligero toque anisado, mientras que las hojas resultan más intensas y amargas.

Cuando las hojas y las pencas del apio están verdes, se suelen emplear en caldos y para condimentar estofados. Si están blancas, se pueden consumir crudas, retirándoles antes los hilos con un cuchillo.

Hay muchas recetas con apio realmente sencillas, económicas y bajas en calorías: sopa de apio, tallos de apio rellenos, apio con salsa…

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.