¿Para qué sirve el bicarbonato de sodio?

El bicarbonato de sodio se utiliza principalmente para aliviar la acidez gástrica y la indigestión. No obstante, son muchos los usos y aplicaciones que posee tanto para la salud como para la higiene personal y la limpieza del hogar: absorbe los malos olores, desinfecta, ayuda a combatir los hongos y a exfoliar la piel
23 de Julio de 2015
para qué sirve el bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio mezclado con agua sirve para calmar la acidez gástrica y las indigestiones, entre otros muchos usos | Liesl (CC by 2.0, Flickr)

El bicarbonato de sodio constituye uno de los antiácidos más frecuentemente utilizados para aliviar la acidez estomacal y la indigestión tras una comida abundante o muy condimentada. La acidez o pirosis se manifiesta con síntomas como dolor, náuseas, gases y sensación de pesadez y ardor en el estómago.

Se trata de uno de los remedios de los que primero echamos mano por su eficacia para neutralizar el exceso de ácido segregado en el estómago. No obstante, conviene saber que tomar cantidades excesivas de bicarbonato de sodio durante un tiempo prolongado puede producir un efecto rebote o un resultado contrario al que se espera.

Propiedades y usos del bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un producto natural, biodegradable y económico. Gracias a sus numerosas propiedades, se considera un gran aliado para la salud, la higiene personal y la limpieza del hogar, por lo que nunca falta en nuestras despensas. Y es que más allá de su acción neutralizadora de la acidez gástrica, el bicarbonato ofrece múltiples usos y aplicaciones.

¿Sabías que el bicarbonato sirve para limpiar el cuarto de baño, la cocina, los electrodomésticos y los utensilios de uso personal (peines, cepillos…)? Actúa como desinfectante y absorbe malos olores, de ahí que se acostumbre poner un poco bicarbonato en la nevera, el microondas o las zapatillas deportivas.

También resulta efectivo como desodorante, pudiéndose aplicar directamente sobre la axila humedecida. Mezclado con agua, formando una pasta, se convierte en un perfecto exfoliante casero para acabar con las células muertas de la piel. Además, se usa combinado o en sustitución del champú con el fin de eliminar la caspa del cuero cabelludo.

Dado que posee propiedades antibacterianas, ayuda a combatir los hongos de los pies. Asimismo, parece calmar el escozor y la irritación causada por las picaduras de mosquitos y abejas. Por si no fuera suficiente, el bicarbonato de sodio puede utilizarse como dentífrico, para hacer enjuagues, eliminar el sarro, blanquear la sonrisa y luchar contra la halitosis o el mal aliento, aunque un uso excesivo del mismo podría dañar el esmalte de los dientes.

Por otra parte, el bicarbonato es útil a la hora de reemplazar la levadura en recetas de cocina, así como para elaborar bebidas isotónicas en casa y deshacerse de las cucarachas.

Bicarbonato de sodio y limón

Al bicarbonato de sodio con limón se le atribuyen numerosos beneficios en relación con la salud y el adelgazamiento. Tanto el limón como el bicarbonato de sodio contribuyen a equilibrar el pH de la sangre y, por tanto, tienen un efecto alcalinizante. Cuando el pH se vuelve ácido, es posible corregir el factor de alcalinidad mediante el uso de bicarbonato y el limón.

Tomar bicarbonato con limón podría resultar beneficioso para las digestiones, la pérdida de peso, el dolor de garganta, la higiene bucodental y el cáncer. Un cuerpo ácido es más propenso a la enfermedad que un cuerpo alcalino, de modo que la combinación de bicarbonato y limón se vislumbra interesante para la prevenir el cáncer y para mantener la alcalinidad del organismo.

Cómo tomar el bicarbonato de sodio

A la hora de tomar bicarbonato de sodio se deben tener en cuenta las instrucciones que figuran en la etiqueta del envase y las indicaciones proporcionadas por el médico y/o farmacéutico.

En lo relativo a su uso como antiácido, el polvo de bicarbonato se tomará disuelto en un vaso agua 1 o 2 horas después de las comidas, y no con el estómago lleno. No se recomienda tomar bicarbonato de sodio en una dosis mayor y por más tiempo del prescrito por el facultativo. Si los síntomas no desaparecen ni se alivian con el bicarbonato, hay que consultar al médico para que recomiende un fármaco adecuado.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Aunque son poco frecuentes, el bicarbonato de sodio puede presentar efectos secundarios tales como: sensación de sed, flatulencia y retortijones. Además, puede interferir en la absorción de vitaminas.

Se desaconseja el uso de bicarbonato sódico en menores de 12 años, a menos que el médico así lo indique. Deben tener especial precaución las personas con hipertensión arterial, problemas renales o de retención de líquidos.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.