Obesidad infantil: períodos en los que hay mayor riesgo de desarrollo

Los primeros años de vida y la adolescencia son dos de los períodos a tener en cuenta en el desarrollo de la obesidad infantil, ya que se produce un aumento de las células que forman el tejido adiposo o graso
18 de Octubre de 2011
Obesidad infantil

Obesidad infantil, un problema de salud cada vez más común en niños todo el mundo | John M. C.

La obesidad infantil en edades cada vez más tempranas, se ha incrementado a nivel mundial. A medida que somos conscientes del riesgo que supone la obesidad en la salud de los adultos y los más pequeños de la casa, decidimos tomar medidas más severas para cambiar los hábitos alimenticios y vencer a una enfermedad que poco a poco se está convirtiendo en epidemia. La OMS estima que existen aproximadamente 42 millones de niños con sobrepeso en todo el mundo, siendo así el principal foco de atención.

Es imprescindible tener en cuenta los períodos en los que existe mayor riesgo para desarrollar obesidad infantil, y más teniendo en cuenta las graves consecuencias que puede acarrear esta enfermedad en el futuro, como la diabetes, cardiopatías u afecciones cardiovasculares, e incluso determinados tipos de cáncer (mama, colon y endometrio). Hay que prestar mayor atención en las siguientes etapas de crecimiento, ya que coinciden con el aumento del tejido graso:

Primeros años de vida

En este período el número y volumen de adipocitos o células que conforman el tejido adiposo, se triplica, pudiendo desencadenar en obesidad.

Entre los 5 y 7 años

En esta etapa se produce el llamado “rebote adipocitario”, que se asocia al aumento de la grasa corporal y el IMC.

Adolescencia

Es el momento más vulnerable de la infancia, ya que coincide con la pubertad. Durante este proceso los niños experimentan numerosos cambios biológicos, empiezan a transformarse en un adulto con capacidad de reproducción y el número de adipositos presentes en el organismo se incrementa.

Para prevenir la obesidad infantil es fundamental seguir muy de cerca las costumbres y comportamientos durante la niñez, ya que a medida que avanza el tiempo resultará más difícil tratar de corregir sus patrones de conducta. Es prioritario que los niños adquieran un estilo de vida más saludable, porque determinará su estado de salud cuando alcancen la edad adulta, evitando así el desarrollo de la obesidad en las etapas de mayor riesgo.

En Muy en forma | ‘Juega, come y diviértete con Tranqui’: plan contra la obesidad infantil

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.