"No puedo dormir"

El insomnio es uno de los trastornos del sueño que más afectan al día a día de las personas. La fatiga, el cansancio o la somnolencia son algunos de sus síntomas más comunes
29 de julio de 2012
Etiquetas

no puedo dormir

“No puedo dormir” es la frase que nos repetimos en muchas ocasiones, mientras tratamos de conciliar el sueño antes de que nuestro amigo el despertador nos dé los buenos días sin haber podido pegar ojo.

El insomnio es un trastorno que afecta al sueño y que padecen entre un 10% y un 30% de las personas en edad adulta, siendo más frecuente en mujeres, ancianos y personas que padecen algún trastorno psiquiátrico. Se manifiesta mediante dificultad o incluso incapacidad para dormir, debido a la imposibilidad de conciliar el sueño al irse a dormir, a despertarse constantemente a lo largo de la noche, o también a despertarse antes de lo previsto por la mañana.

Esta incapacidad para dormir con normalidad trae consigo que durante la noche nuestro organismo no alcance el descanso adecuado, por lo que llega a afectar a la vida cotidiana de las personas. La fatiga, el cansancio, la somnolencia durante el día, la dificultad para concentrarse y mantenerse activo son los síntomas que experimentan aquellas personas que padecen de insomnio.

Causas del insomnio

El origen del insomnio podemos encontrarlo en distintos factores que, aunque a veces no seamos conscientes, inciden de forma negativa en nuestra capacidad de alcanzar el sueño. A veces, la causa del insomnio no es otra cosa que nuestro propio estilo de vida cargado de estrés, de exceso de actividad, de cambios continuos en nuestros horarios y hábitos de sueño. Otras veces se debe al consumo de alcohol, cafeína, teína, nicotina, entornos ruidosos, temperaturas extremas, etc.

Algunas personas que sufren de insomnio deciden acudir al médico para que éste les prescriba medicamentos que les ayuden a combatirlo. Sin duda, es un remedio, pero hemos de saber que dichos medicamentos pueden crear cierta adicción tras un consumo más o menos habitual, por lo que, a la larga, estaríamos perjudicando nuestra propia capacidad natural de conciliar el sueño por nosotros mismos.

La solución más saludable es la de tratar de corregir el problema de forma natural, es decir, siguiendo algunas pautas diarias de sueño y optar por los remedios naturales, como por ejemplo la tila, la valeriana o la melisa, entre otras.

Con respecto a las pautas que debemos seguir, la más importante de todas es la respetar siempre un mismo horario diario para irse a dormir y levantarse. Además de esto, el ejercicio físico regular también está muy aconsejado para evitar el insomnio, siempre y cuando lo realicemos horas antes de irnos a dormir.

Asimismo, debemos evitar el consumo de sustancias excitantes (café, cola, teína), nicotina y alcohol, o, al menos, reducirlo en las horas próximas de dormir.

Es fundamental que no intentemos solucionar problemas, ni darle vueltas a los temas que nos preocupan durante el día, porque, al igual que ver la tele, escuchar la radio o leer, son actividades que pueden estimular nuestra mente y, por consiguiente, impedir que logremos dormir o que descansemos lo suficiente.

Y por último, el lugar en el que vamos a dormir debe ser confortable y poco ruidoso, debe estar bien ventilado, con la oscuridad adecuada y sin estar sometido a temperaturas extremas.

Fotografía | Alyssa L. Miller
En Muy en forma | 6 consejos para dormir bien y descansar y ¿Dormir poco engorda?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.