Natillas caseras

Preparamos una rica receta de natillas caseras. Necesitarás leche, yemas de huevo, azúcar, canela, paciencia y un toque de imaginación
20 de junio de 2013
Etiquetas
natillas caseras

Natillas caseras, una receta rica, nutritiva y saludable | Danny C.

Las natillas son uno de los bocados dulces más tradicionales de nuestro recetario. Están tan arraigadas a la gastronomía española que, pese a su fácil elaboración y lo que económicas que resultan, siguen siendo un postre estrella para cualquier ocasión.

Casi siempre solemos comprar las que venden en el súper o hacerlas en casa utilizando un sobre de preparado de natillas instantáneo. Nadie duda que estén ricas, pero no tienen ni punto de comparación con unas natillas caseras de las de toda la vida. Notarás la diferencia en cuanto pruebes esta deliciosa crema de suave textura hecha con mucho mimo e ingredientes naturales.

La clave para preparar unas natillas que invitan a chuparse los dedos está en la paciencia. No hay más trucos ni secretos. Gustan tanto a los mayores como a los peques, y admiten numerosas variantes imaginativas: queso fresco, galletas, caramelo, coco rallado, chocolate, frutas, café, horchata de chufa, etc.

Ingredientes

Medio litro de leche, cuatro yemas de huevo, tres o cuatro cucharadas de azúcar, una rama de canela, corteza de limón y canela en polvo (para decorar).

Preparación

Ponemos la leche en un cazo con la rama de canela y la piel del limón, procurando retirar la parte blanca de la corteza para evitar que amargue. Cuando empiece a hervir, apagamos el fuego y dejamos templar con el fin de que la leche adquiera el inconfundible y sabor y característico aroma de la canela y el limón.

En un recipiente batiremos las yemas con el azúcar e iremos añadiendo poco a poco la leche mientras vamos mezclando. El último paso será cocinar la mezcla a fuego bajo durante unos minutos –sin dejar de remover– hasta que espese. Después de esperar a que se templen, toca repartir las natillas en cuencos individuales –espolvoreándolas con canela– y guardarlas en el frigorífico hasta el momento de servir.

Si quieres que te queden de un color amarillo intenso como las comerciales, basta con añadir una pizca de colorante alimentario. No obstante, te animo a experimentar en la cocina y “tunear” la receta original usando bebida de soja, frutos secos, compota de manzana, cardamomo y otras especias para sorprender a los tuyos con este postre o merienda sana y nutritiva.

En Muy en forma | Manzanas asadas con queso ‘ricotta’

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.