Motivos para dejar de fumar: consecuencias estéticas

El tabaco es nocivo para la salud, pero también provoca una serie de efectos estéticos negativos, como manchas en los dientes, piel pálida, cabello seco y áspero, acné y uñas amarillentas
20 de Octubre de 2011
Etiquetas
dejar fumar consecuencias esteticas

Uñas amarillentas a causa de fumar, un motivo para dejar este nocivo hábito para la salud | Jose María M.

Todos somos conscientes, en mayor o menor medida, de que el tabaco es perjudicial y dañino para la salud, por lo que dejar de fumar es la decisión más inteligente y decisiva que se puede tomar para ganar calidad de vida. Las ventajas que experimentan las personas que dejan este hábito a un lado, son múltiples. Por un lado reducen el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, embolias o cáncer, y por otro aumentan y afianzan su autoestima, preocupándose mucho más por su salud y la de las personas que tienen a su alrededor.

Pero si estos motivos no son suficientes para dejar de fumar, a continuación te detallaremos una serie de consecuencias o efectos estéticos que sí podrían ser decisivos para erradicar el tabaquismo de una vez por todas, luchar contra el consumo de tabaco y proteger a los fumadores pasivos. Lejos de lo que muchos podrían pensar, el tabaco no sólo tiene efectos internos sino que deja rastros visibles de sus carácter nocivo.

Arrugas prematuras en la piel

La piel humana está expuesta al tabaco de forma directa e indirecta, por contacto externo con el humo y a través de los vasos sanguíneos, a los que llegan las sustancias tóxicas tras inhalar el humo, favoreciendo que se produzcan cambios en la dermis y epidermis. El tabaco genera un gran cantidad de radicales libres que dañan las células e impiden que los nutrientes lleguen a la piel, esta situación hace que surja un envejecimiento precoz de la misma y da lugar a la aparición de arrugas.

Piel pálida y grisácea

La piel de un fumador no presenta el color rosado característico de una piel sana, más bien muestra señales de palidez y carece de brillo y vitalidad. La falta de oxígeno en los tejidos, así como la carencia de vitamina A y el efecto deshidratador del humo afectan a la superficie de la piel. Además, está demostrado que a los fumadores les cicatrizan peor las heridas.

Cabello áspero y seco

Al igual que ocurre con la piel, las sustancias tóxicas presentes en el tabaco pueden dañar el cuero cabelludo, haciendo que el cabello se debilite y pierda fuerza. Con frecuencia se asocia la caída del pelo con el consumo de tabaco, puesto que se produce una mayor sequedad en la cutícula y fragilidad de los capilares.

Manchas en los dientes

Los dientes tienden a mancharse por la acción de la nicotina y el alquitrán, es habitual ver que la dentadura va perdiendo el esmalte y aparecen en la superficie manchas de color marrón. Fumar favorece la aparición de sarro y el incremento de la placa bacteriana o caries bucal, además de provocar mal aliento o halitósis.

Acné

El hábito de fumar eleva los niveles de monóxido de carbono que favorece la actividad de las glándulas sebáceas, fomentando así la aparición y el empeoramiento del acné, por lo que los fumadores son más propensos a tener problemas dermatológicos, poros dilatados y puntos negros.

Uñas amarillentas

Las uñas de un fumador adquieren un tono amarillento al entrar en contacto con el humo y sostener el cigarrillo entre las manos, lo que supone un claro indicio de su deterioro.

En Muy en forma | Efectos del tabaco en el corazón

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.