Mitos de la resaca

En torno al consumo abusivo de alcohol giran numerosos mitos: beber más alcohol, correr y aplicar hielo en muñecas y genitales son algunos de los más disparatados
7 de agosto de 2013
Etiquetas,  
mitos resaca

El mejor tratamiento para la resaca es evitarla | Splityarn

Una noche de copas y… aparece el fantasma de la resaca. La cabeza nos da vueltas de campana y el estómago pide auxilio desesperadamente, debatiéndose entre una sensación de náuseas y un vacío indescriptible. Todo lo vemos borroso y la jaqueca parece no tener fin.

Bajo la incumplible promesa de no volver a excederse con el alcohol, los síntomas de la resaca se manifiestan en los jóvenes trasnochadores y los veteranos en empinar el codo.

Cuando recuperamos la lucidez y la borrachera se disipa, nos asaltan las preguntas sobre cómo combatir la resaca y hacer que el dolor de cabeza, los mareos y otros efectos del alcohol no reaparezcan la próxima vez que corramos una tupida juerga. Todos, o la mayoría, conocemos cuándo y de qué manera comienza el malestar asociado al consumo abusivo de alcohol, pero no los numerosos mitos forjados con el boca a boca que giran en torno a la resaca.

La leyenda dice que la resaca se hace más llevadera tomando más alcohol a la mañana siguiente: unos chupitos de tequila, unas latas de cerveza… Nuestra recomendación es que no le pagues a la resaca con la misma moneda, puesto que solo incrementarás los riesgos y sus efectos.

Tomar un par de cucharas de aceite o un yogur antes de ingerir alcohol tampoco evita la embriaguez. Tampoco beber café, refrescos con cafeína o zumo de tomate te servirá para eludir la resaca. Otra de las creencias populares desacertadas o erróneas es la que sostiene que la vitamina B12 es el mejor remedio para afrontar el día posterior a la parranda.

No creas que vas a “sudar” o a transpirar las copas de más que has consumido si te planteas ponerte a correr como una gacela, ya que más del 90% del alcohol ingerido se metaboliza a través del hígado.

Una de las recetas que corre como la pólvora por las discotecas es aplicar hielo en las muñecas y en los genitales y agua fría en la cabeza, lo cual acaba siendo una práctica ineficaz y perjudicial.

Tomar medicamentos no evitará los mareos, dolor de cabeza, náuseas y vómitos propios de la resaca. Ingiriendo analgésicos, paracetamoles o aspirinas conseguirás que tu hígado “trabaje” todavía a mayor ritmo.

No hay un tratamiento cien por cien efectivo para contrarrestar los efectos de la resaca. Por eso el mejor consejo es mantener el control y beber con moderación. Hidrátate, toma un desayuno ligero, consume mucha vitamina C, evita comidas copiosas (grasas y fritos) y descansa.

En Muy en forma | Espárragos y otros consejos para reducir la resaca

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.