Mayor riesgo de asma, rinitis y eccemas entre los consumidores de comida rápida

Según un estudio reciente, los niños y adolescentes que consumen comida rápida tres o más veces por semana tienen una probabilidad del 39% de desarrollar asma grave
25 de enero de 2013
Etiquetas,  
comida rapida asma eccemas rinitis

La cómida rápida podría causar asma, rinitis y eccemas en niños y adolescentes | CookieM

Moderar el consumo de comida rápida no parece tan descabellado cuando se demuestran los efectos negativos que ejerce en el organismo. No sólo presenta un elevado valor calórico, alto contenido en grasas saturadas y azúcares; la comida basura también descontrola el apetito, acelera el envejecimiento y está estrechamente ligada a la depresión. Pero aún hay más: los expertos han llegado a la conclusión de que la comida rápida podría generar asma, rinitis y eccemas en niños y adolescentes.

Científicos de las universidades de Auckland y Nottingham establecen este vínculo después de analizar el patrón alimentario mundial con datos de más de 500.000 niños de 50 países diferentes. Los investigadores observaron que los menores que consumían comida rápida un mínimo de tres veces por semana tenían más riesgo de padecer rinitis, eccemas y asma. Al concentrar altos niveles de ácidos saturados, la comida basura fomentaría la producción de radicales libres afectando directamente a la inmunidad de los consumidores.

Mientras que la comida rápida reduce las defensas y favorece el desarrollo de las patologías mencionadas, las frutas y verduras las refuerzan y protegen al organismo contra dichas condiciones. Recordemos que las frutas y verduras son ricas en antioxidantes y otros componentes beneficiosos para la salud. De hecho, los niños y adolescentes que comen tres o más porciones de fruta semanalmente tienen entre un 11 y un 14% menos de riesgo de padecer asma grave, eccemas y rinoconjuntivitis.

Asimismo, según los hallazgos del estudio, aquellos que consumen tres o más veces por semana comida rápida como hamburguesas tienen un 39% de probabilidad de desarrollar asma grave.

Aunque ya sabíamos que no es aconsejable consumirla con asiduidad, ahora contamos con un motivo extra para disminuir la ingesta de comida rápida. No estaremos a salvo de estas enfermedades eliminándola sistemáticamente de la dieta, y tampoco parece una solución prohibir su consumo. Lo más lógico sería reducir la frecuencia con la que acudimos a restaurantes y locales de comida rápida e incrementar el consumo de frutas, vegetales y otros alimentos nutritivos que refuerzan las defensas.

En Muy en forma | Una hamburguesa completa equivale a dos comidas y media caseras

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.