Magdalenas caseras

Con unos cuantos ingredientes podemos elaborar unas exquisitas magdalenas caseras, ideales para el desayuno y mucho más saludables que la bollería industrial
7 de marzo de 2013
Etiquetas
magdalenas caseras

Magdalenas caseras, mucho más nutritivas y saludables que la bollería industrial | Etringita

Son muchas las personas que echan mano de productos calóricos y con alto contenido en grasa en el desayuno pensando que así obtendrán más energía. Bizcochos, galletas, bollos y otros dulces se han convertido en un recurso para salir del paso y desayunar lo más rápido posible antes de poner rumbo a la oficina o al cole. Claro que podemos permitirnos tomar bollería industrial esporádicamente a la hora del desayuno, pero el problema es creer que nos darán gasolina suficiente para rendir toda la mañana y no pasar hambre.

En lugar de llenar la cesta de compra de dulces poco o nada saludables, te proponemos preparar un rico desayuno hecho en casa. Estas magdalenas caseras que te proponemos preparar hoy contienen fibra y son más sanas que las encontrarás en grandes superficies. Están exentas de grasas trans y, además, puedes enriquecerlas con semillas, frutas y frutos secos para que aporten minerales y vitaminas. Aun así, recuerda consumirlas con moderación dentro de una dieta equilibrada.

Ingredientes

Dos huevos, 300 gramos de harina de trigo integral, 120 mililitros de aceite de oliva o girasol, 180 gramos de azúcar de caña integral, 200 mililitros de leche desnatada (o bien bebida de soja o avena) y 15 gramos de levadura de repostería en polvo. Opcionalmente: canela, corteza de limón y semillas de sésamo.

Preparación

Antes que nada, procura acordarte de precalentar el horno a unos 200 grados centígrados, luego ya puedes empezar a trabajar la masa de estas deliciosas magdalenas integrales caseras. Batiremos los huevos en un recipiente amplio hasta que espumen. Será entonces cuando añadiremos el azúcar y, a continuación, la leche, el aceite y la ralladura de limón. También nos valdrían unas gotas de esencia de naranja.

Tras mezclar estos ingredientes, llega el momento de tamizar la harina junto a la levadura y la canela para retirar las impurezas y que entre más aire en la masa. Con ello conseguiremos que las magdalenas queden más ligeras y esponjosas. Después la incorporaremos a la mezcla anterior, integrándola lentamente con ayuda de una espátula.

Por último, sólo tienes que verter la mezcla en moldes de magdalenas y decorarlas a tu gusto. Puedes usar semillas de sésamo, chía o amapola, e incluso añadir unas nueces troceadas.

Baja la temperatura del horno a unos 180 grados centígrados e introduce la bandeja con las magdalenas durante unos 15-20 minutos. El tiempo de cocción depende mucho del tipo de horno, por lo que te recomiendo vigilarlas de cerca y esperar a que tomen un color dorado.

En Muy en forma | Galletas sin mantequilla y Tarta de queso

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.