Los tacones pueden pasarnos factura en los pies, la espalda y las rodillas

El uso frecuente de tacones altos puede provocar desde inflamaciones y problemas podales hasta lumbalgias y artritis en las rodillas
21 de octubre de 2012
tacones lesiones

El uso de tacones altos causa problemas en pies, espalda y tobillos | Guatman

Para algunos, llevar zapatos de tacón es símbolo de feminidad, de elegancia y distinción y se ha convertido en un fetiche elevado a objeto de coleccionismo. A pesar de que a la mayoría de mujeres les cueste un suplicio llevar tacón, éste parece un accesorio indispensable para cualquier evento que se precie. Los zapatos de tacón arrasan en cualquier temporada, porque consiguen estilizar la figura y realzar las piernas y los glúteos. Pero no todo son virtudes, causan más perjuicios que beneficios.

Las mujeres que usan frecuentemente zapatos con tacones muy altos tienen mayor riesgo de sufrir lesiones y trastornos podales que los hombres, según afirman diversos estudios. No sólo ocasionan inflamaciones en los pies, sino en zonas como la espalda y las rodillas. Para evitar que los tacones pasen factura, es recomendable no excederse en su uso y altura. Son varios los elementos que inciden en el estado del pie. Las punteras han ser lo suficientemente amplias y los tacones no deben superar los tres centímetros. Además, los podólogos aconsejan que el calzado sea de piel o esté elaborado con tejido transpirable.

El tacón desplaza el peso del cuerpo hacia delante, por lo que toda la tensión recae en los dedos de los pie, derivando en hinchazones y molestias podales. El uso diario de este calzado año tras año genera inflamaciones y trastornos como el llamado juanete y el síndrome de dedos martillo. Al caminar con tacones, tendemos a arquear las piernas a la altura de las rodillas. La sobrecarga en esta zona puede ocasionar que la articulación se desgaste, derivando en una artritis.

Los tacones también nos obligan a corregir la postura corporal para compensar el desequilibrio, lo que puede traducirse en dolores de espalda y lumbalgias. Utilizar un calzado que reparta mejor el peso del cuerpo es primordial para mantener las articulaciones en perfecto estado.

La recomendación general para evitar futuros problemas es escoger zapatos anchos y bajos –que no completamente planos– que favorezcan la sujeción y la circulación sanguínea.

En Muy en forma | Ejercicios que ayudan a aliviar el dolor de espalda

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.