Los embutidos y productos cárnicos tendrán menos grasa y menos sal

24 de julio de 2012
Etiquetas,  

eumbutidos grasa sal

Lo único que no ha conseguido recortar Rajoy con sus “tijeras mágicas” es nuestro espíritu deportivo y nuestras ganas de seguir cuidándonos. No queremos que la salud sea una asignatura pendiente, ni que la crisis pase factura sobre nuestro estado anímico. Cada día, en los últimos meses, un nuevo acontecimiento nos sacude y nos deja contra las cuerdas; el aumento de las cifras del paro, la subida de impuestos o el copago sanitario son algunos ejemplos.

Tenemos la sensación de que todo se derrumba bajo nuestros pies. Pero como se suele decir, no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo aguante. Al parecer, también se están estableciendo medidas en beneficio de la salud, y alcanzado acuerdos para prevenir la obesidad. Se estima que en España dos de cada tres hombres presentan sobrepeso, y una de cada seis personas sufren obesidad. Y lo que es aún más preocupante, durante los próximos diez años la cifra podría aumentar un 10%.

No faltan razones de peso, nunca mejor dicho, para intentar revertir la situación y reducir el riesgo de enfermedades asociadas a la dieta de los españoles, como son, por ejemplo, la diabetes o las patologías cardiovasculares. ¿Por dónde empezamos? Los embutidos y los productos de carnicería son las dos primeras víctimas que se cobra la “operación lorzas fuera”. El Ministerio de Sanidad ha firmado un convenio, tanto con los vendedores de carne como con los que fabrican y comercializan aditivos alimentarios, para hacer productos más saludables.

Las autoridades sanitarias esperan que se reduzca en un 10% el sodio que contienen y en un 5% los niveles de grasa. Según Sanidad, los productos de charcutería y carnicería con mayor contenido en grasa son la chistorra, la butifarra blanca y los embutidos de sangre como la morcilla.

¿No será una medida que hace aguas por todas partes? Juzga tú mismo. El pacto no contempla sanciones ni multas para los fabricantes y vendedores que no disminuyan los niveles de ambos componentes. Y a todas estas, ¿qué tienen que decir los representantes de las charcuterías y carnicerías? Dan su palabra de honor. Ahora que cumplan la promesa, ya es otra historia.

El Ministerio hace especial hincapié en que los embutidos light mantendrán los rasgos de los originales. Y yo me pregunto: esto no será una broma, ¿verdad? Pues suena a chiste. Como decía Einstein: “No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo”.

Visto en El País
Fotografía | inthesitymad
En Muy en forma | Máquinas expendedoras de carne y embutidos: ¿’comida rápida’ de calidad?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.