Los cubiertos y los platos podrían influir en la percepción de lo que comemos

  • ◙  Se han llevado a cabo tres estudios para comprobar la influencia de la cubertería y la vajilla a la hora de comer
  • ◙  Según los resultados, el color de los platos afectaría a la percepción del sabor, pero además el gusto sería distinto según el material del que estuvieran hechos los cubiertos
21 de enero de 2012
cubiertos platos percepcion

El color de platos y cubiertos podría tener relación con el sabor y el apetito de los alimentos que ingerimos | Maxo F.

En el momento de degustar un plato, algunos consideran que el sabor varía en función del utensilio que empleemos. Otros en cambio piensan que es cuestión de costumbre y que dicha afirmación no tiene credibilidad alguna. Hasta ahora sabíamos que el ambiente podía influir en el acto de comer, pero no imaginábamos que los cubiertos y la vajilla pudieran afectar a la percepción de lo que comemos.

Recientemente se han llevado a cabo tres estudios para comprobar la influencia de la cubertería y la vajilla a la hora de comer. Según los resultados, el color de los platos afectaría a la percepción del sabor, pero además el gusto sería distinto según el material del que estuvieran hechos los cubiertos. Por ejemplo, al servir un postre en un planto blanco quedó demostrado que los consumidores experimentan una sensación de mayor dulzor; en cambio el mismo postre presentado en un plato oscuro gustó mucho menos.

Algo similar ocurre con los cubiertos. Tras dar a probar en primera instancia una muestra de yogur en una cucharilla de plástico y acto seguido con una de metal, se concluyó que ésta última había sido con creces la favorita y la de mayor calidad para los consumidores. Aunque en este caso también se encontraron notables diferencias entre los distintos metales. Los investigadores utilizaron cuatro tipos de cucharas, unas fabricadas en acero inoxidable y otras bañadas en cobre, oro y zinc.

Los resultados son bastante sorprendentes. Las distintas cucharas afectarían en mayor o menor medida a la percepción del sabor. Cada una de ellas transfiere un sabor distinto y realzan el sabor dominante. Sin embargo, lejos de lo que cabía esperar, el gusto metálico no influyó en la percepción de los consumidores.

Creemos que conocer estos datos puede ser de utilidad para saciar nuestro apetito, o calmar el deseo de comer un alimento concreto “engañando” al paladar. ¿Qué pensáis vosotros?

En Muy en forma | Hacer dieta produce más hambre

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.