Limpieza de hígado: cómo depurarlo y desintoxicarlo

La alimentación y el estilo de vida son dos de los pilares fundamentales para mantener la salud del hígado. Para cuidar este importante órgano, facilitar su labor y limpiarlo o depurarlo, debemos seguir una dieta sana, baja en grasas saturadas y trans y rica en verduras y alimentos que contengan vitaminas del grupo B.
1 de enero de 2017
Etiquetas
limpieza de hígado

Frutas, verduras y hortalizas, entre otros alimentos, ayudan con la limpieza hepática | Víctor C. (CC by 2.0, Flickr)

¿Cómo podemos ayudar al hígado a depurarse? ¿Cómo limpiarlo? Para la desintoxicación, descongestión o limpieza hepática es necesario llevar un plan de alimentación y un estilo de vida adecuado. Un tratamiento natural para depurar el hígado no solo consiste en una dieta saludable acorde a las necesidades de cada uno, sino también en la adquisición de hábitos regulares de actividad física.

Los pilares básicos en los que se basaría un tratamiento para “sanear” el hígado serían: tal y como aseguran diversos estudios científicos, una alimentación natural en la que abunden los antioxidantes y el ejercicio físico diario (correr, nadar, montar en bicicleta, pesas…). Se debería prescindir de las bebidas alcohólicas, el tabaco, el café, los fritos, las carnes rojas, los embutidos y los productos refinados y procesados (snacks, bollería, azúcar, edulcorantes, precocinados, refrescos y otras bebidas azucaradas…).

Además del sedentarismo, has de evitar tomar medicamentos que no hayan sido recetados por tu médico. La toma de suplementos y fármacos innecesarios es una de las causas por las que el hígado puede alterar su función y enfermar.

De manera complementaria, con el fin de mejorar la eficacia de la limpieza hepática, se podría hacer uso de extractos de plantas que ayudarían a tonificar el hígado o a estimular sus funciones y a mejorar su condición: boldo, diente de león, cardo mariano, alcachofera, romero, rábano negro…

También existen algunas especias con propiedades hepáticas y digestivas que podrían contribuir a la descongestión del hígado: cúrcuma, pimienta, raíz de jengibre…

Alimentos naturales para una dieta depurativa del hígado

Hemos hablado del papel que juega la dieta en la depuración y desintoxicación del hígado y de qué manera influye en su salud, pero no de qué alimentos en concreto son más beneficiosos para este órgano. ¿Cuáles crees no han de faltar en nuestra alimentación? ¿Qué alimentos debería incluir una dieta depurativa para el hígado?

Las verduras y las frutas han de estar presentes a diario en nuestra dieta y más aún si el objetivo marcado es depurar el hígado. Deberíamos potenciar el consumo de brócoli, coles de Bruselas, cebollas, ajos, apio, puerros, judías verdes, alcachofas y zanahorias, entre otras.

Otros alimentos naturales recomendables para mejorar la funcionalidad hepática y acelerar la recuperación del hígado dañado o enfermo son aquellos que son ricos en vitaminas del grupo B, concretamente en B1 o tiamina, B6 o piridoxina y B12 o cianocobalamina.

Los cereales integrales, las legumbres, los frutos secos (avellanas, pipas, nueces, cacahuetes, pistachos…), huevos, lácteos, carnes blancas, pescados y algunas frutas (como el aguacate y el plátano) contienen dichas vitaminas.

Esta lista de alimentos apropiados para el hígado incluiría también el aceite de oliva virgen extra y las semillas de lino, chía y cáñamo.

Funciones del hígado en el organismo

El hígado es conocido como el laboratorio del cuerpo humano, ya que desempeña más de 500 funciones vitales para su correcto funcionamiento. Cabe destacar, entre otras, la síntesis de bilis, la producción de colesterol y de ciertas proteínas para transportar las grasas y la regulación de la coagulación sanguínea.

Se considera el órgano depurador por excelencia, puesto que es el encargado de desintoxicar el organismo o eliminar las toxinas que podrían llegar a este por medio de los alimentos que ingerimos, el alcohol, los fármacos y otras sustancias nocivas que ingresan al sistema digestivo.

Para entender aún mejor la importante labor que realiza, podríamos decir que el hígado actúa como una especie de filtro que va recogiendo y eliminando las toxinas que ingerimos y que neutraliza o transforma en inofensivas otras sustancias tóxicas producidas por el propio cuerpo.

El hígado puede sobrecargarse y no llevar bien a cabo su trabajo, es decir, su capacidad depuradora puede colapsarse, lo que supondría que las toxinas se acumulen en nuestro organismo. Tenemos la misión de mantener el hígado sano, corrigiendo aquellos malos hábitos que favorecen su congestión o evitan que presente una buena salud.

En Muy en forma | Hígado graso: consejos nutricionales

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.