Labios agrietados: trucos para mantenerlos hidratados durante el invierno

En invierno, los labios agrietados son un síntoma común del frío. Para mantener los labios hidratados y que no se agrieten es importante utilizar cremas reparadoras y bálsamos labiales
16 de Diciembre de 2011
Etiquetas
Labios agrietados

Para evitar que se agrieten con el frío, trata de hidratar tus labios con cremas y bálsamos hidratantes | Fran L.

Ha llegado el invierno y ya empezamos a notar un claro descenso en las temperaturas. Ésta no es precisamente una buena noticia para nuestros labios, que tienden a deshidratarse y agrietarse con suma facilidad. El frío, la calefacción y el viento son factores que no favorecen en absoluto a la piel, y mucho menos a una zona tan delicada y sensible como los labios. Tenemos que cuidarlos durante todo el año, aunque en invierno hay que prestar aún mayor atención para evitar los efectos adversos del clima.

Ante las inclemencias meteorológicas conviene proteger e hidratar los labios frecuentemente, y a ser posible exfoliarlos y protegerlos de la radiación. Cuando los notamos áridos, a menudo caemos en el error de humedecer la superficie con saliva. Con este método solo conseguimos el efecto contrario, que se resequen aún más. En estas situaciones hay que recurrir a los bálsamos, preferiblemente a aquellos que contengan factor de protección solar.

Es importante utilizar cremas reparadoras y bálsamos labiales cuando lo necesitemos. No olvides aplicártelos antes de irte a la cama, así evitarás que continúen agrietándose al día siguiente, y los protegerás a su vez del calor artificial y del frío. Aunque a veces parezca que las temperaturas bajas no tienen tanta repercusión en el cuerpo como el calor, no hay que confiarse en absoluto. Si prefieres utilizar remedios naturales, el aceite de oliva puede ser un gran aliado para protegerlos.

Una vez que aparezcan grietas en la superficie del labio, tenemos que evitar a toda costa morder la comisura de la boca. Exfoliar la zona suavemente con un cepillo de dientes nos ayudará a que los labios no se irriten o empeore su estado.

Todos estos consejos contribuirán al cuidado de nuestros labios desde fuera, pero es imprescindible que nos hidratemos por dentro. Beber líquidos con frecuencia, especialmente si practicas algún deporte, es una de las claves para impedir que se resequen. Te recordamos que se recomienda tomar aproximadamente dos litros de agua al día, para así mantener la piel tersa y sedosa.

En Muy en forma | Herpes labial, un problema vírico muy común y molesto

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.