La sacarina (y otros edulcorantes) y su relación con el cáncer

La sacarina es un edulcorante que, en ocasiones, se relaciona con el cáncer. Sin embargo, según la OMS, no hay una asociación directa entre su consumo y la aparición de tumores
22 de abril de 2012
Etiquetas,  

sacarina cancer

La sacarina es un edulcorante de larga duración, entre 200 y 500 veces más dulce que el azúcar. Lo podemos encontrar en forma de pastillas, polvos o en estado líquido. Generalmente se utiliza en bebidas y alimentos bajos en calorías para endulzar caramelos y chicles y prevenir las caries, y es de gran utilidad para diabéticos, ya que no altera el nivel de glucosa del organismo.

Derribando el mito

A principios de la década de 1970, un estudio canadiense realizado con ratas desveló que un consumo excesivo de sacarina podría producir tumores de vejiga. Sin embargo, los niveles de edulcorantes utilizados para la demostración fueron tales que mitifican todo el estudio. Para ser más exactos, el equivalente en humanos sería de unas 750 latas de bebidas con esta sustancia y 10.000 comprimidos de sacarina diarios durante el resto de nuestra vida. Algo claramente imposible de suceder.

No obstante, este estudio fue bueno para este producto: a raíz de esa desafortunada investigación, la sacarina pasó a ser una de las sustancias más estudiadas, llegándose a demostrar que no hay una asociación directa entre su consumo y la aparición de cáncer.

Su uso está cada vez más extendido. Las bebidas que lo incluyen se multiplican y esto es algo que hay que tener presente. Su consumo excesivo (en proporciones reales, nada que ver con el citado estudio) podría tener un efecto laxante, al igual que con los chicles, los caramelos, los refrescos…

Edulcorantes

Existen dos grupos principales de edulcorantes: los nutritivos y los no nutritivos. Los primeros se obtienen a partir de productos naturales; es el caso de los azúcares refinados, la lactosa el jarabe de maíz, el sorbitol, el manitol… Estos componentes, sobre todo los dos últimos, son los que se utilizan en la elaboración de caramelos y chicles, para prevenir las caries. Cabe señalar que las calorías que estos alimentos contienen son pocas y perfectamente adaptables a nuestro organismo y alimentación.

Por otra parte, entre los no nutritivos podemos destacar los edulcorantes artificiales o químicos, con un aporte calórico nulo, entre los que se encuentra la sacarina. Respecto a estos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una ingesta no superior a los 40 gramos diarios por kilo de peso.

En conclusión, los edulcorantes (entre ellos la sacarina) son un sustituto ocasional adecuado al azúcar que nos permiten ahorrarnos algunas calorías diarias. Esto no significa que nuestra ingesta de azúcar sea nula. Nada más lejos. Los azúcares también se encuentran en la fruta, el chocolate y otros muchos alimentos que consumimos diariamente. Y si se prefiere optar por lo natural, la stevia o el amazake.

En Muy en forma | ¿Qué es el aspartamo? ¿Es perjudicial para la salud?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.