La 'caja tonta' engorda más que las videoconsolas o el ordenador

Ver la televisión engorda más que jugar a videojuegos o pasar el tiempo delante de la pantalla del ordenador. Mientras vemos la caja tonta no nos movemos, permanecemos inertes y estamos claramente influenciados por el bombardeo publicitario
11 de julio de 2012
engordar television obesidad

La televisión favorece el sedentarismo entre los más jóvenes | Yoshimov

Sabemos que la obesidad se produce cuando la reserva de energía, acumulada en forma de grasa corporal, se incrementa; es decir, al haber un exceso de calorías ingeridas y un déficit de calorías quemadas. El sedentarismo, la falta de ejercicio o de inactividad física, constituye uno de los principales factores de riesgo para múltiples enfermedades, entre las que figura la pandemia del siglo XXI.

Años atrás se realizaron pruebas de investigación para determinar si existe un vínculo directo entre el número de horas que pasamos frente a la televisión y el exceso de peso. Los expertos han tratado de evaluar si reducir las horas semanales que le dedicamos a la “caja tonta” o al ordenador contribuye a reducir el sobrepeso, sobre todo en la población infantil. En base a un nuevo estudio, sabemos que ver la televisión engorda más que jugar a las consola o estar frente al ordenador.

¿El motivo? Se considera que ver la tele es una actividad más pasiva y que no implica esfuerzo alguno. Si lo comparamos con jugar a videojuegos o con estar delante de la pantalla del PC, el grado de participación del usuario es claramente inferior; permanecemos inmóviles y casi mudos frente a una fuente de estímulos auditivos y visuales. La televisión acapara toda nuestra atención y fomenta el picoteo constante y el consumo desenfrenado de alimentos poco saludables, como la comida rápida y los refrescos azucarados.

El bombardeo de imágenes e información se acumula en nuestro cerebro e influye en nuestras decisiones y hábitos de consumo. De cualquier forma, se recomienda limitar el tiempo de exposición a la pantalla a menos de dos horas al día. La “caja tonta” sale peor parada que las consolas y el ordenador como factor determinante del exceso de peso. No hay que ser un lumbreras para entender que los anuncios televisivos ejercen un efecto brutal en las preferencias alimentarias de los niños.

La tele en sí no es ni buena ni mala y tampoco representa un peligro, todo depende del uso que se haga de ella. Aunque para prevenir la obesidad, puestos a elegir, parece más acertado decantarse por el ordenador o la videoconsola frente al televisor.

Visto en Yahoo
En Muy en forma | Es hora de prevenir la obesidad infantil

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.