La apigenina que contiene el apio podría frenar el cáncer de mama

Según un estudio, la apigenina que contiene el apio, y otros productos comestibles, podría combatir el cáncer de mama
1 de junio de 2012
Etiquetas,  
apigenina cancer apio

La apigenina que contiene el apio, aliada para combatir el cáncer de mama | Bea-t

La sabiduría se halla en la naturaleza y no en los laboratorios. Un titular contundente, con el abrimos página para informaros sobre el último hallazgo científico de un investigador de la Universidad de Missouri, Columbia, afirma que, según los últimos estudios, el posible “antídoto” contra el cáncer de mamá podría encontrarse en la despensa de nuestra cocina o en los mercados de agricultores locales. La apigenina, una sustancia natural que se encuentra en el apio y otros productos comestibles, se vislumbra como un prometedor tratamiento –no tóxico– para combatir el cáncer de mama.

La eficacia de la apigenina ha sido probada en ratones, a los que previamente el profesor Salman Hyder y sus colegas implantaron células humanas de cáncer de mama. Un grupo de roedores fueron tratados con un tipo de progestina y otro grupo con apigenina. Los resultados son, cuanto menos, sorprendentes. Se observó que, en el último caso, el crecimiento celular del cáncer de mama y los tumores se redujeron. Sólo habrían tres explicaciones posibles. Una, que la apigenina redujera la progresión de las células de cáncer de mama por la inducción de la muerte celular. Dos, que inhiba el crecimiento celular. Y tres, que suprima el gen asociado al desarrollo del cáncer.

Los investigadores han probado su eficacia en roedores y están a la espera de obtener financiación para realizar ensayos clínicos en humanos

En un futuro, las inyecciones de apigenina podrían complementar o ser una alternativa a tratamientos tan agresivos como la quimioterapia. Los fármacos quimioterápicos son los causantes de la caída del cabello y tienen otros efectos secundarios. La apigenina, que contiene el apio, también está presente en el perejil, el tomillo y una gran variedad de frutas y hortalizas. La hemos consumido desde la prehistoria sin percibir efectos secundarios tóxicos.

Aquí viene lo más triste. Los propios investigadores reconocen que no será fácil recibir la financiación necesaria para dar el siguiente paso, hacer los ensayos clínicos en humanos. ¿El motivo? Es una cuestión de intereses, simple y llanamente. Las grandes compañías farmacéuticas no podrían beneficiarse ni hacer caja con este tratamiento. La apigenina se extrae de las plantas, y la industria no va apoyar ni a costear el estudio de un componente que puede crecer en nuestro propio jardín.

Tanto las organizaciones de investigación del cáncer como las compañías farmaceúticas siguen apoyando económicamente estudios para el desarrollo de fármacos, pero no tienen en cuenta el poder de los ingredientes naturales. Quizás estén remando en la dirección contraria y huyan a toda costa de ingredientes a los que todos podemos tener acceso, ya que no les permitirían llenar sus arcas con unos “míseros” millones de euros. ¿Estáis más, o menos de acuerdo?

En Muy en forma | Tomate, zanahoria y brócoli, los alimentos anticancerígenos más poderosos

Un comentario
  1. Flor
    Publicado el 2 enero, 2016 a las 17:43 | Enlace

    Quiero recibir información me interesa

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.