Insomnio tecnológico, trastorno del sueño asociado al uso nocturno de internet y otras aplicaciones tecnológicas

Expertos en medicina del sueño advierten de la aparición de un nuevo trastorno del sueño, el llamado insomnio tecnológico. El uso nocturno de internet y de aplicaciones móviles como WhatsApp podrían repercutir en la duración y la calidad del sueño
21 de febrero de 2013
Etiquetas
insomnio tecnologico

Un joven con su teléfono móvil antes de dormir | TGKW

La dificultad para conciliar el sueño y la falta de descanso son problemas que afectan a una gran parte de la población y acaban influyendo en su rendimiento físico. Las alternaciones en el patrón del sueño responden a diversas causas: cambios de horarios, cenas demasiado copiosas, ruido ambiental, situaciones de angustia o estrés por problemas personal y/o laborales, siestas prolongadas, etc.

Especialistas en la mecánica del sueño nos advierten de un nuevo trastorno de reciente aparición, el llamado insomnio tecnológico. Parece que la televisión no es la única culpable del retraso a la hora de ir a la cama, el uso nocturno de internet y otras aplicaciones tecnológicas la relegan a un segundo plano. La luminosidad de la pantalla de dispositivos móviles como smartphones, tabletas o los propios portátiles resultan contraproducentes para dormir a pierna suelta. El uso abusivo de la tecnología reduce las horas de sueño y repercute en la calidad del mismo.

El imsomio tecnológico genera una doble dependencia: la adicción puramente tecnológica y la de necesitar un fármaco para conciliar el sueño. Médicos especializados en neurofisiología consideran que es importante desconectar de todo una hora antes de acostarnos y mantener los teléfonos y portátiles apagados y fuera de la habitación durante los períodos de sueño y descanso. Los casos de insomnio no sólo guardan relación con las nuevas tecnologías y el uso indiscriminado de internet.

Según los expertos, la profunda crisis socioeconómica que nos ha tocado vivir y el abuso de psicofármacos agudizan los problemas de sueño. Las conclusiones no pueden ser más claras y concluyentes: cada vez dormimos menos y peor. España está a la cabeza en el ránking de smartphones y de consumo de fármacos vinculados con enfermedades psíquicas en Europa. De hecho, aplicaciones como WhatsApp y medicamentos como el Orfidal tienen cada vez más presencia en la rutina nocturna de la población española.

En Muy en forma | ‘No puedo dormir’

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.