Incontinencia urinaria en la mujer

Un 80% de las mujeres españolas padecen incontinencia urinaria. Es común que la persona afectada no le dé mayor importancia al problema, ni le transmitan a su médico las señales que le hacen pensar que padece incontinencia urinaria
25 de marzo de 2013
incontinencia urinaria mujer

Las mujeres que padecen incontinencia urinaria temen el rechazo social | Rawle

Aproximadamente, seis millones de mujeres padecen incontinencia urinaria en España. Más de un 80% sufren en silencio este trastorno y no se lo comentan a su médico por vergüenza o porque consideran que es una consecuencia más del paso del tiempo. A medida que la edad es más avanzada, se eleva la probabilidad de sufrir incontinencia urinaria. Así pues, un 25% de las mujeres la padecen a partir de los 35 años, porcentaje que asciende a un 50% de los 65 años de edad en adelante.

La incontinencia urinaria no sólo tiene efectos a nivel físico, también supone un importante impacto psicológico y social. Acaba repercutiendo en la calidad de vida de las mujeres. De hecho, según algunos estudios, aquellas que la padecen tienen el doble de riesgo de sufrir depresión que las que no viven en primera persona la pérdida de control vesical.

Las mujeres afectadas tienen dificultades para practicar ejercicio físico, mantener relaciones sexuales o dar un paseo; se sienten inseguras y con la autoestima baja.

Síntomas

La incontinencia puede ser repentina y puntual, cíclica o prolongada en el tiempo. Entre sus diversos síntomas es frecuente que se produzcan pérdidas de orina al reír, estornudar, saltar o hacer movimientos bruscos. También resulta difícil contener la orina cuanto se tiene la necesidad de ir al servicio. Asimismo, se observan cambios en la frecuencia con la que se orina, repitiéndose con demasiada asiduidad. Cualquiera de estos síntomas advierten de que algo no está funcionando de manera correcta, por lo es necesario buscar una opinión especializada.

Causas

Aunque diversas, las causas de la incontinencia urinaria dependen de cada mujer. Las más comunes son relativas a la obstrucción y desajustes del aparato urinario, problemas cerebrales o neurológicos, desórdenes neuromusculares, demencial senil, alzhéimer y demás problemas relacionados con la salud menal.

Asimismo, existen una serie de factores de riesgo, como por ejemplo embarazo, parto, hipertensión arterial, enfermedades cardíacas u obesidad, que incrementan la probabilidad de sufrir esta patología.

Tratamiento

Es fundamental que las mujeres escuchen las señales de su cuerpo y acudan a la consulta de un urólogo para recibir información de los tratamientos existentes. Dependiendo de la gravedad de la situación, como primera medida se recomienda fortalecer los músculos del suelo pélvico, ya sea reentrenando la vejiga o practicando ejercicios de Kegel; y como última, en casos más graves, se contempla la operación quirúrgica.

Los expertos recomiendan involucrar a la familia para dejar atrás la vergüenza y no esconder el problema. Al 86% de las mujeres afectadas le preocupa el rechazo social, pero también desconocen que existen técnicas efectivas y seguras para solucionarlo. Para que la incontinencia deje de ser un tabú, es clave darle la importancia que merece y sensibilizar a la población.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.