Hidratos de carbono por la noche

La creencia de que los hidratos de carbono engordan por la noche es errónea. No hay estudios que demuestren que, a igualdad calórica, cenar alimentos ricos en carbohidratos engorda y no consumirlos por la noche adelgaza
12 de mayo de 2015
hidratos de carbono por la noche

Ingerir hidratos de carbono por la noche, antes de dormir, no tiene por qué engordar ni aumentar de peso | Balao G.

Continuamos desmontando falsas creencias que se han perpetuado a lo largo del tiempo por haber sido repetidas una y otra vez. En concreto, hablaremos de uno de los mitos más extendidos en gimnasios, bares, centros de belleza y programas de televisión, del mito por excelencia en el mundo del fitness: los hidratos de carbono engordan por la noche.

La idea de que no se deben comer carbohidratos en la cena corre de boca en boca entre los deportistas y algunos profesionales sanitarios, además de aparecer continuamente en los medios de comunicación, blogs, revistas deportivas o libros de dietas para perder peso. Pero ¿son los hidratos de carbono los culpables de que aumente el peso corporal?

¿Cenar hidratos de carbono por la noche engorda?

Las dos versiones que a menudo escuchamos acerca de este mito son que evitar los alimentos ricos en en hidratos de carbono en la cena o antes de ir a dormir favorece la pérdida de peso, y que incluir en la cena alimentos ricos en ellos incrementa el riesgo de que engordemos.

La explicación que dan quienes defienden a capa y espada esta hipótesis, ya sean supuestos entendidos en el tema o gente que habla de oídas, es muy simple, aunque también arcaica: los hidratos de carbono son una fuente rápida de energía que si no se usa se transforma en grasa o energía de reserva.

La teoría, que se supone como cierta, es que la cena constituye la última comida del día antes de ir a dormir, y que al no gastarla a través del ejercicio físico nuestro cuerpo va almacenar esa energía en forma de grasa para su posterior utilización, con la consiguiente ganancia de peso. No suena del todo mal, pero ningún estudio científico demuestra que, a igualdad calórica, los que comen hidratos por la noche engordan, y los que no adelgazan.

“Pues yo conseguí adelgazar quitando los hidratos de carbono de la cena”. Bien, no dudamos de que perdieras peso ni de que dejaras de comer carbohidratos por la noche. Pero ¿modificar la cena fue lo único que hizo que obtuvieras ese resultado? Quizá al evitar los alimentos ricos en hidratos acabaras consumiendo menos calorías, ¿no crees?

Si antes solías cenar raciones XXL de patatas, arroz o lasaña, la culpa de que subas de peso o engordes no la tienen los hidratos de carbono ni el que los comas por la noche. Más bien, posiblemente, excedieras tus necesidades energéticas o calóricas.

Conclusiones

En realidad nuestro cuerpo no tiene un reloj interno que controle la hora en la que comemos hidratos para transformar esos hidratos de carbono en grasa en función de si es tarde o temprano. Otra cosa es que se sobrepase el total calórico diario, en cuyo caso sí se almacenará grasa y aumentará el peso corporal.

¿Piensas que un futbolista, atleta, ciclista o nadador no cena carbohidratos por miedo a engordar? Al día siguiente seguro que ninguno de ellos se despierta con un kilo de más de golpe. Y es que tomar cierta cantidad de hidratos al llegar la noche no supone que se acumulen como grasa, puesto que primero se recargarán los depósitos de glucógeno.

En definitiva, una cena que incluya carbohidratos o fruta no tiene por qué interferir a la hora de perder grasa. La clave está en conseguir un déficit calórico adaptando la dieta a nuestro estilo de vida. Es mucho más importante la cantidad total de hidratos que consumimos que el momento del día en el que se ingieren.

En Muy en forma | ¿No cenar adelgaza?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.