Herpes labial, un problema vírico muy común y molesto

El herpes labial se origina por el virus del herpes simple tipo 1. Para evitar su aparición es recomendable huir del estrés y llevar una correcta alimentación
12 de enero de 2012
Etiquetas,  
herpes labial

Herpes en el labio, un afección molesta y cotidiana | Metju12 (CC by 2.0, Flickr)

Si no eres uno de los que lo ha sufrido directamente, seguro que conoces alguien que haya padecido un herpes labial. Es un problema que está muy extendido en la población, incluso para muchos termina siendo un molesto compañero de por vida. De ahí que cobre vital importancia que sepamos el motivo por el cual se produce y los factores que debemos tener en cuenta para evitar que aparezca.

Causas y síntomas

El herpes labial es una enfermedad infecciosa de tipo vírico, es decir, que se origina por el virus del herpes simple tipo 1. Sus efectos se manifiestan en forma de lesiones cutáneas o heridas superficiales en los labios, que se rodean de un halo de color rojizo. En ocasiones, las heridas suelen ser bastante incómodas y dolorosas. Lejos de lo que podríamos pensar, la desaparición de éstas no indica que el virus también nos haya abandonado.

Frecuentemente la infección se padece en repetidas ocasiones, debido a que el virus persiste de manera latente en nuestro organismo. El virus del herpes no queda alojado en la zona donde aparece la infección, sino que recorre las terminaciones nerviosas de la piel y se traslada hasta el ganglio trigémino. Una vez registrado el primer episodio, se aloja en este nervio facial y puede reactivarse en cualquier momento en forma de pequeñas ampollas que todos conocemos como calenturas.

Las personas que padecen esta enfermedad suelen notar pequeñas molestias en la superficie labial cuando el herpes está a punto de aparecer. La fiebre es uno de los factores que pueden reactivar el herpes, pero no es el único. Tanto la radiación solar como los cambios bruscos de temperatura pueden influir en la reaparición del mismo.

Prevención

Para prevenir el herpes labial y ser menos vulnerables al ataque de este virus, es clave que sepamos manejar las situaciones de estrés emocional. También será necesario cuidar la alimentación, manteniendo altas las defensas, así como tomar ciertas precauciones para evitar posibles contagios.

En Muy en forma | Labios agrietados: trucos para mantenerlos hidratados durante el invierno

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.