» » » Helados con pocas calorías para refrescarte en verano

Helados con pocas calorías para refrescarte en verano

7 de agosto de 2012
Etiquetas,  

helados pocas calorias

Un verano sin helados es como un amanecer sin sol, como unas olimpiadas sin medallas o como una vida sin sonrisas. El período estival ha entrado por la puerta grande y ya no sólo los días son más largos sino que el termómetro sigue subiendo. Cuando el calor aprieta y el sol amenaza con hacernos sudar a mares, los helados son nuestra única tabla de salvación. Ya sabéis que los helados comerciales no son lo que se dice light, ya que contienen un elevado porcentaje de grasa y azúcar.

Este año queremos decir, o más bien gritar: ¡basta! Hemos dejado volar la imaginación para sorprenderte con alternativas refrescantes y mucho más saludables. Prepárate para saborear el verano consumiendo muy pocas calorías. En la elaboración de los helados casi siempre se utiliza como ingrediente base la leche entera y la nata de origen animal, dos productos que poseen altas cantidades de grasa saturada, y que debemos limitar o eliminar de la dieta para mantener la línea.

Hay que ser selectivo a la hora de decantarse por un helado u otro en esta época del año. Os pondremos tres ejemplos para que comprobéis que no hay necesidad de renunciar a darse un capricho sin que nuestro cuerpo sufra las consecuencias. ¿Crees que no es posible? Se pueden encontrar helados deliciosos y muy digestivos, elaborados con fruta, que no tienen nada que envidiar a los tradicionales.

El primer ejemplo es el helado de yogur, con el que evitaremos los derivados lácteos grasos. El helado a base de yogur se presenta en diversos sabores, apenas contiene grasa y aporta un menor número de calorías. Si elaboramos nuestro propio helado en casa podemos utilizar yogures desnatados y mezclarlos con fruta triturada, por lo que casi ni será necesario añadir azúcar.

Otra opción saludable son los sorbetes, cuya base es la propia pulpa de la fruta a la que se añade azúcar y agua. La fruta natural les aporta textura y untuosidad, haciéndolos muy apetecibles en las horas de mayor bochorno. Los azúcares añadidos incrementan la carga calórica, aunque también se comercializan sorbetes elaborados con edulcorantes o fructosa. Si queréis algo todavía más sano y ligero, podéis preparar un sorbete con fruta de temporada o con la que tengáis en ese momento en la nevera.

Los granizados también son una estupenda alternativa a la hora de refrescarse en verano sin descuidar el aporte nutricional. Están hechos a base de hielo y zumo de frutas, y tampoco suelen incluir nata o crema de leche en su preparación. Poseen muy pocas calorías y no hay necesidad alguna de agregarles azúcar, pese a que muchos de los que encontramos en el mercado sí lo contengan.

Yo os recomiendo elaborar vuestros propios helados tipo polo, granizados y sorbetes en casa. Es sumamente sencillo y no necesitas disponer de una máquina especifica para obtener grandes resultados. Descubrirás que el helado no es siempre sinónimo de calorías.

Fotografía | Daniel Lobo
En Muy en forma | Durante las vacaciones de verano engordamos hasta cinco kilos

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO
*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.