Gingivitis y periodontitis

La gingivitis se caracteriza por la inflamación y sangrado de las encías. Si no la tratamos, puede conducir a periodontitis y afectar al hueso maxilar, ocasionando que los dientes se aflojen y se caigan
26 de agosto de 2013
gingivitis periodontitis

La periodontitis puede dar lugar a la pérdida de los dientes | Conor L.

La periodontitis se produce cuando la inflamación de las encías (o gingivitis) no recibe tratamiento o no se trata a tiempo. Es una enfermedad inflamatoria que puede ocasionar la pérdida gradual de los dientes y las estructuras que actúan de soporte. La placa bacteriana se va acumulando en las piezas dentales y el borde de la encía, provocando su inflamación y sangrado.

En fases avanzadas de periodontitis, el borde de la encía va perdiendo capacidad de adhesión, lo que conduce a que las bacterias se multipliquen y el hueso maxilar se atrofie. La pérdida de soporte da lugar al incremento de movilidad de los dientes, hacen que se aflojen y, en el peor de los casos, se caigan. Los síntomas iniciales de la periodontitis son similares a los de la inflamación gingival: encías que sangran con facilidad, sensibles al tacto o que presentan un color purpúreo, dientes flojos o que se mueven en exceso y mal aliento.

Al detallar las distintas etapas de la periodontitis buscamos prevenir y no alarmar ni confundir a nadie. Pocos pacientes muestran signos tan avanzados de enfermedad periodontal, por lo que es conveniente que consultemos al odontólogo si no estamos seguros del estado de nuestra encía. El especialista evaluará la cavidad bucal y los dientes para ofrecer un tratamiento que reduzca la inflamación, elimine los depósitos de placa y sarro y combata cualquier causa subyacente de la enfermedad.

Primero se realiza una limpieza dental completa que suele involucrar el uso de instrumentos especiales para remover la placa y el sarro. El propio odontólogo o el higienista dental le enseñará al paciente cómo debe cuidar la higiene bucal utilizando una adecuada técnica de cepillado y haciendo uso de la seda dental y enjuague bucal. Si este tratamiento no redujera el grado de inflamación del tejido oral, podría ser necesaria la intervención quirúrgica.

En Muy en forma | Enfermedad periodontal

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.