Gazpacho y salmorejo: propuestas refrescantes para combatir el calor

16 de mayo de 2012
Etiquetas,  

Gazpacho

Las temperaturas siguen subiendo y el calor hace mella tanto en nuestro rendimiento como en la alimentación. A estas alturas, con el verano a la vuelta de la esquina, lo normal es que empecemos a introducir platos más refrescantes y frescos en nuestro menú diario. Hay muchísimas recetas populares de cremas o sopas frías típicas del período estival, pero hoy vamos a analizar las propiedades del gazpacho y el salmorejo. Estos dos clásicos de la dieta mediterránea tienen grandes beneficios, sólo hace falta revisar los ingredientes para darse cuenta.

Para elaborar un gazpacho base necesitaríamos tomates, pepino, pimiento, aceite de oliva, pan, agua, vinagre y sal, aunque existen multitud de variedades, con modificaciones en la cantidad o en el tipo de alimento, como el salmorejo y el ajoblanco. En algunas regiones de la Península incluso suelen añadirle cebolla y ajo, para realzar o potenciar su sabor. Los tonos y matices de esta sabrosa crema nos dan algunos indicios de su riqueza nutricional y aporte energético; apenas unas 100 Kcal por cada 100 ml de ingesta.

Muchos caen en la falsa creencia de que gazpacho engorda, cuando en realidad su valor calórico no es sumamente elevado. Además de evitar la retención de líquidos y aportar energía extra, es rico en vitamina C, A y E, así como en minerales y antioxidantes.

Salmorejo

Se conoce como salmorejo a la variedad que prescinde del pepino y el pimiento, de textura más densa y sabor más pronunciado. El salmorejo aporta entre 80 y 120 Kcal por 100 ml, que derivan de hidratos de carbono complejos y grasas saludables. Es una fuente de potasio y además posee, en menor cuantía, ácido fólico y vitaminas del grupo B.

Si lo acompañamos con otras hortalizas, conseguiremos incrementar la cantidad de fibra que de por sí contiene. Si lo servimos con taquitos de jamón serrano o huevo duro picado aumentará el número de proteínas, además de proporcionarle un extra de hierro al plato.

Los licopenos del tomate así como los polifenoles del aceite de oliva hacen que el salmorejo y el gazpacho sean opciones saludables para contraatacar el calor. ¿Te atreves a experimentar con otros sabores? Puedes sustituir el tomate, o añadirlo en una proporción inferior, por frutas como el melón, la sandía o las fresas. O darle un toque asiático con aceite de sésamo y vinagre de arroz. Y tú ¿cómo lo preparas? ¡Cuéntanos tu secreto!

Fotografía | Jlastras y rusvaplauke
Visto en Viajeros Blog (I) y (II)
En Muy en forma | Batido de frutas, sésamo y alga wakame

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.