Gastritis

La gastritis es la inflamación de la mucosa del estómago. En función de la duración de la misma, hablaríamos de una gastritis aguda o crónica
11 de noviembre de 2014
gastritis

Gastritis, una molesta afección que afecta a la mucosa del estómago | Rita C.

¿Qué es y cuáles son las causas de la gastritis? ¿Tiene tratamiento? ¿Existen remedios caseros efectivos? ¿Hay una dieta específica para ella? A continuación abordaremos estas y otras cuestiones relacionadas con un trastorno estomacal frecuente que puede presentarse de forma súbita y solucionarse en unos días o persistir en el tiempo.

¿Qué es la gastritis?

La gastritis ocurre cuando se produce una inflamación de la mucosa o el revestimiento del estómago. Llevar un estilo de vida saludable y adoptar unos hábitos alimenticios adecuados son medidas que pueden prevenir esta condición médica y, en el caso de sufrirla, mejorar su sintomatología y evitar posibles recaídas.

Tipos

Según su duración, se distinguen dos tipos de gastritis: gastritis aguda, que se caracteriza por su rápida aparición durante un corto plazo de tiempo; y la gastritis crónica, que puede persistir durante meses o años.

Causas

Un gran número de causas pueden originar una gastritis. El denominador común de todas ellas es el desequilibrio de los mecanismos de defensa que protegen la pared estomacal y los factores que la desencadenan o favorecen, dando como resultado la lesión de la mucosa gástrica.

Entre las causas más comunes de gastritis está la infección del estómago por la bacteria Helicobacter pylori, así como la toma prolongada de fármacos (ácido acetilsalicílico, ibuprofeno y otros antiinflamatorios no esteroideos), el consumo excesivo de alcohol y el reflujo biliar, la manera en que la que se denomina al paso de la bilis hacia el estómago.

Aunque es menos frecuente, el origen de la gastritis también puede estar las intoxicaciones alimentarias, el estrés extremo, las comidas irritantes, muy condimentadas o copiosas y los trastornos inmunitarios. Incluso una cirugía mayor, una enfermedad grave y repentina, la insuficiencia renal o un traumatismo pueden causar gastritis.

Síntomas

La gastritis se manifiesta a través de síntomas tales como sensación de ardor en la boca del estómago, inapetencia, dolor abdominal o molestias digestivas, acidez, nauseas y, en ocasiones, vómitos y meteorismo o flatulencias. Si por la inflamación existe sangrado, es probable la aparición de heces negras y vómitos con sangre.

Cómo curar la gastritis

En lo que respecta al tratamiento, va a depender de la causa de la gastritis. En general se eliminarán los posibles factores de riesgo, interrumpiendo el uso de medicamentos antiinflamatorios y de otros elementos que puedan empeoran la situación: tabaco, alcohol, café y bebidas con cafeína. Bajo ninguna circunstancia hay que suspender la medicación por decisión propia sin consultar con el médico.

Para disminuir la producción de ácido en el estómago, eliminar los síntomas de la gastritis y favorecer su curación, está indicado el tratamiento con los siguientes fármacos: antiácidos y protectores gástricos. Además, es recomendable restringir de la dieta las comidas y bebidas agravantes de los síntomas.

Dieta

En función de los síntomas y la evolución de la gastritis, la dieta varía. Así pues, cuando aparecen vómitos lo primero es asegurar el aporte de líquidos y no llegar a la deshidratación. Se aconseja esperar una o dos horas antes de tomar líquido después del vómito inicial, y pasado este tiempo beber líquido a sorbos pequeños cada 15 minutos o media hora: infusiones, bebidas isotónicas, suero hiposódico (de venta en farmacias), caldos o zumos diluidos. No conviene tomar leche, dado que puede estimular el vómito.

Cuando los vómitos cesan, es el momento de empezar a introducir alimentos sólidos repartidos en cinco o seis ingestas pequeñas para que las molestias digestivas vayan desapareciendo y el estómago no se sobrecargue. Algunos de los alimentos que mejor se toleran en caso de gastritis son: tostadas de pan, cremas y purés de verduras, arroz, patata hervida, flan, gelatinas y compotas de frutas.

La recomendación es comer despacio, masticando bien los alimentos, y seguir bebiendo líquido fuera de las comidas principales. Siempre y cuando no se produzcan vómitos transcurridas 6 horas, se podrá seguir una alimentación normal –de acuerdo a las indicaciones de dieta equilibrada– las siguientes 24 horas. En caso contrario, se debe suspender la misma y visitar al médico.

Además de tener en cuenta estas pautas, es importante no acostarse inmediatamente después de comer, aprender a relajarse y a controlar el estrés, comer de manera relajada y, sobre todo, dejar de fumar.

En Muy en forma | Dieta blanda

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.