Galletas sin mantequilla

¿Que no es posible elaborar unas deliciosas galletas sin mantequilla? Tenemos la prueba del delito. Enciende el horno y anímate a preparar unas galletas crujientes, ligeras y saludables
11 de enero de 2013
Etiquetas

galletas sin mantequilla

¿Cumples a rajatabla la dieta o te la saltas de vez en cuando? Seguro que no siempre puedes resistir la tentación de llevarte algún snack a la boca para matar el gusanillo. Cuando tenemos chocolate, dulces, helado u otras chuches en casa nos cuesta esfuerzos titánicos no pecar. Casi me olvido de esas deliciosas galletitas rellenas con las que pierdo la cuenta de las calorías.

¿Nunca te has propuesto elaborar tus propias galletas caseras bajas en grasas? Podrás comerte media docena sin remordimientos y sin pensar en las horas de cardio que te quedan por delante para luego compensar. Imagina unas galletas igual de ricas y crujientes que las que compras en el súper, pero mucho más saludables y ligeras. Tú pones el café y yo la receta de las galletas sin mantequilla. Te aseguro que son muy rápidas de elaborar y hornear, y que admiten multitud de variaciones en función del ingrediente que te apetezca en cada momento. Por ejemplo, un toque de cacao, limón, vainilla o frutos secos.

Ingredientes

200 gramos de harina, 50 gramos de azúcar moreno, un huevo, 50 mililitros de aceite de oliva, 50 mililitros de leche de avena, media cucharadita de levadura química y canela al gusto.

Preparación

Lo primero que haremos es precalentar el horno a 180 °C, para luego empezar a trabajar la masa de nuestras galletas sin mantequilla. Vamos a mezclar el aceite con la bebida de avena, el huevo y la canela. Poco a poco iremos añadiendo los ingredientes secos hasta conseguir una masa que sea uniforme y manejable, que amasaremos bien para que todos los ingredientes se integren.

Tras espolvorear un poco de harina sobre la encimera, pasamos a estirar la masa con un rodillo. Debe tener un grosor de medio centímetro aproximadamente. Cortaremos la masa con unos moldes para galletas y las dispondremos sobre la placa del horno cubierta con papel sulfurizado. Este tipo de masa apenas crece, por lo que no es necesario dejar demasiado espacio entre las galletas.

Ahora sólo queda hornearlas durante 10-15 minutos, tiempo que varía en función del grosor y el tamaño que tengan. Recomiendo colocarlas en una rejilla para que terminen de endurecer.

Créeme cuando te digo que tardan más en enfriarse por completo que en desaparecer de la bandeja. Cada vez que las preparo me salen amigos por todas partes.

Fotografía | Lindseywb
En Muy en forma | Galletas de avena

Un comentario
  1. Valeria Sosa Rosas
    Publicado el 18 enero, 2013 a las 11:09 | Enlace

    voy a provar a hacer estas galletas sin mantequilla
    tienen pinta de estar riquisimaaaaassss

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.