Galletas de jengibre

Dedica una tarde en las vacaciones de Navidad a preparar las clásicas galletas de jengibre, paladear su sabor y beneficiarte de sus propiedades nutricionales
20 de Noviembre de 2014
Etiquetas,  
galletas jengibre

Receta de galletas de jengibre a base de ingredientes saludables y nutritivos | Sarah

El jengibre es uno de los ingredientes insignia de la gastronomía asiática, donde también se utiliza desde hace siglos con fines terapéuticos. Este rizoma es a la cocina oriental lo que el ajo a la mediterránea, un “remedio curalotodo” con propiedades antioxidantes y efecto antitumoral.

Aunque apreciar realmente el jengibre requiere cierta adaptación y costumbre –y las primeras reacciones no suelen ser muy buenas–, su sabor es tan especial como único. Intenso, picante y muy aromático: así es el jengibre, un condimento que proporciona un toque original y exótico a los alimentos a la vez que les aporta sus múltiples beneficios medicinales. Además de aromatizar salsas, mermeladas, bebidas y compotas, se emplea como saborizante de pasteles, panes de especias y, por supuesto, galletas.

Las galletas de jengibre son un clásico navideño, una receta para desarrollar la creatividad en la cocina y pasar un rato divertido en familia. Elaborar galletas es una manera de familiarizarse con el peculiar sabor del jengibre y darse el capricho dulce de vez en cuando. ¿Preparar galletas no entra en tus planes para las vacaciones de Navidad?

Ingredientes

  • 125 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente, preferiblemente baja en grasas y sal)
  • 400 gramos de harina integral
  • 100 gramos de azúcar moreno (o el equivalente de stevia)
  • 50 gramos de miel natural
  • 1 huevo de tamaño mediano
  • 1 cucharadita de impulsor (levadura en polvo)
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • Una pizca de nuez moscada
  • Una pizca de clavo molido
  • Sal

Preparación

Hacer galletas de jengibre es menos complicado de lo que parece: todo es cuestión de tener ganas de meter las manos en la masa. Antes que nada conviene precalentar el horno a 180 °C y forrar un par de bandejas con papel vegetal o sulfurizado.

Comenzaremos mezclando en un bol la harina tamizada con la levadura en polvo, las especias y una pizca generosa de sal. Por otro lado, en un nuevo recipiente, batimos la mantequilla con el azúcar hasta obtener una crema, momento en el cual pasaremos a agregar el huevo y la miel mientras se continúa mezclando.

Incorpora poco a poco la harina y trabaja primero con la ayuda de una cuchara y luego con las manos. Es muy importante que la masa sea lo más homogénea posible, que en lugar de pegajosa quede bien ligada. Envolvemos la masa en papel de cocina transparente y la dejamos reposar en el frigorífico durante al menos 2 horas.

Pasado este tiempo, solo nos queda estirar la masa de galletas con un rodillo sobre una superficie lisa enharinada, darle el grosor deseado e ir cortando las galletas con moldes con motivos navideños (árboles, estrellas, hombrecitos, calcetines…).

Colocamos las galletas sobre el papel –separadas entre sí– y horneamos a 180 °C durante unos 10 minutos. Hay que estar ojo avizor, porque el grosor de la galleta influirá en el tiempo de cocción. Cuando los bordes se empiezan a dorar y oscurecer, suelen estar listas.

Tras sacarlas del horno, deja enfriar sobre la propia bandeja hasta que endurezcan. Una idea pecaminosa es decorar las galletas con glaseado o azúcar: ¡están para morirse! Procura comer las galletas de jengibre de una a una y no todas de golpe, que ya sabemos lo que suele suceder en estos casos, y conserva las que “sobren” en un recipiente hermético.

Propiedades nutricionales

El jengibre está emparentado con otra especia cuyo uso se extiende en la cocina india y ayurvédica: la cúrcuma. El jengibre no solo es reconocido por su poder anticancerígeno; hay una larga lista de propiedades medicinales que incrementan la fama de esta raíz milenaria.

No se deja de hablar de su posible acción terapéutica como antibiótico natural, antiinflamatorio, reductor de los niveles de colesterol, antiviral, para combatir las náuseas, vómitos y diarreas, prevenir la aparición de úlceras y ataques cardíacos y aliviar el dolor propio de enfermedades articulares. Sus virtudes culinarias tampoco pasan inadvertidas, prueba de ello es que Occidente está empezando a valorarlo de manera positiva y tiene cada vez mayor presencia en los supermercados de todo el mundo.

En Muy en forma | Galletas de avena

Un comentario
  1. Kity Martinez Canteli
    Publicado el 21 Diciembre, 2014 a las 02:19 | Enlace

    Se puede eliminar el huevo en la receta pues mi nieto es alérgico muchas gracias .

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.