Frutas astringentes

Las frutas deben su efecto astringente a unos componentes fenólicos denominados taninos. Dichas sustancias ayudan a cicatrizar la piel y a frenar la diarrea, aunque tienen otras propiedades medicinales
26 de septiembre de 2013
Etiquetas
frutas astringentes

La granada es una de las frutas más astringentes que existen en la naturaleza | Medea

¿Qué quiere decir que un alimento es astringente? Pues que posee propiedades cicatrizantes, antiinflamatorias y antihemorrágicas. El efecto estíptico o astringente de los productos alimenticios que conforman nuestra dieta se debe a la presencia de taninos, compuestos fenólicos que tienen la capacidad de formar una capa en la mucosa digestiva para protegerla de ataques externos. Por lo general, estos alimentos suelen producir una sensación de sequedad y amargor en la boca.

En el caso de las frutas, el contenido en taninos se reduce durante el proceso de maduración y cocción. Un buen ejemplo son las manzanas, que destacan por su riqueza en taninos y por el sabor áspero de algunas variedades. Por contra, las manzanas asadas al horno pierden parte de esos taninos durante la cocción, de manera que no tienen el sabor astrigente que las caracteriza en su estado natural.

La granada, la acerola y el membrillo destacan por su riqueza en taninos y elevado poder astringente

Los denominados taninos ayudan a cicatrizar la piel, acelerando la curación de heridas, y a frenar la diarrea, contando, además, con propiedades antioxidantes y antibacterianas. Haciendo un breve repaso por las frutas astringentes, son protagonistas la acerola, el caqui, el membrillo, los arándanos, la guayaba, la granada y los dátiles. Por su parte, la acerola no solo aporta hasta 20 veces más de vitamina C que la naranja, también posee un elevado porcentaje de taninos.

Además de taninos, los caquis contienen mucílagos, un tipo de fibra soluble que regula el tránsito intestinal y ayuda a expulsar los residuos fecales y tóxicos que van acumulando. Es una fruta que resulta apropiada en caso de gastritis y aparición de llagas en la piel o la boca. La granada es una de las frutas que posee mayor contenido en taninos, una de las más astringentes y eficaces para desinflamar los intestinos.

Del membrillo podemos indicar que suaviza la mucosa del tracto digestivo por su riqueza en taninos y mucílagos, aunque, al igual que sucede con las manzanas, pierde parcialmente estas sustancias cuando se somete al proceso de cocción. El consumo de membrillo maduro o en forma de dulce está indicado en el tratamiento de trastornos gástricos: gastritis, úlcera de estómago, etc.

En Muy en forma | Frutas para adelgazar

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.