Fraude alimentario más allá del escándalo de la carne de caballo

Según un estudio, hasta siete alimentos podrían ser objeto de fraude alimentario: aceite de oliva, leche, miel, azafrán, café, zumo de naranja y de manzana
30 de marzo de 2013
alimentos fraude adulterados

Son varios los alimentos que podrían ser objeto de fraude alimentario | Thedreeday

El hallazgo de carne de caballo no etiquetada en hamburguesas y productos precocinados dentro de la UE pone en evidencia el control de la cadena alimentaria. Aunque la ingesta de carne de equino no entraña riesgos para la salud, no deja de ser un fraude que ha levantado ampollas en las empresas afectadas y las organizaciones de consumo. Los consumidores no ocultan su asombro e indignación ante un escándalo que mantiene en vilo a las autoridades europeas.

¿Es un hecho aislado o estamos más expuestos de lo que creemos al fraude alimentario? Entendemos por fraude alimentario a la adulteración de los ingredientes de un producto, o la manipulación de su envase con fines lucrativos. La presencia de ADN de caballo en artículos etiquetados como de vacuno hace crecer las sospechas de que otros productos alimenticios puedan ser objeto de fraude alimentario.

El estudio estadounidense que publica Journal of Food Science recoge siete productos que tienen alta probabilidad de estar adulterados: el aceite de oliva, la leche, la miel, el azafrán, el café, el zumo de naranja y el de manzana. Las técnicas y los productos que se utilizan para manipular estos alimentos varían entre Estados Unidos y Europa.

La presencia de ADN de caballo en hamburguesas y precocinados ha propiciado que salten las alarmas alimentarias

Hace unos meses, la OCU descubrió que en España se vende aceite de oliva de inferior calidad como virgen extra, mientras que en USA se suele añadir aceite de maní o de avellana.

En referencia a los lácteos, el estudio expone que la leche en polvo suele ser adulterada con melamina. Se trata de una sustancia que falsea el contenido proteico de varios alimentos, no sólo de la leche. En lo que respecta a la miel, se encuentran residuos de antibióticos prohibidos en su composición. La adulteración del azafrán, una de las especias más caras, supone un alto riesgo para la salud si se emplean componentes tóxicos como el tetraóxido de plomo o cromato de plomo. Y si echamos la vista atrás, en España también hemos tenido nuestros más y nuestros menos con la calidad de la leche.

El fraude en la composición de los zumos viene dado por la presencia de otras frutas, procedencia de los concentrados y aditivos no autorizados. También en lo relativo al café se intenta engañar al consumidor sobre su procedencia, tipos de procesado e inclusión de ingredientes sin autorización, sustancias que sortean fácilmente los controles rutinarios.

La comida congelada con carne de caballo es sólo una prueba más de las dificultades a las que se enfrentar las autoridades sanitarias para arrojar luz sobre el origen de los alimentos que llegan a la mesa del consumidor.

Un comentario
  1. Manu
    Publicado el 3 abril, 2013 a las 10:19 | Enlace

    Lo del fraude en la miel es de traca. Basta con ir al supermercado y probar cualquier miel que venden alli para luego compararla con cualquier miel natural de verdad. No hay ni punto de comparacion entre una y otra. La del super esta cargada de azucares artificiales, mientras que la otra es, como dije, natural y con azucares naturales y en las cantidades normales, sin añadidos de ningun tipo

    Es increible y alarmante que las autoridades de nuestro pais permitan este tipo de fraudes en este y otros muchos alimentos.

    Lo de la leche tambien increible.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.