Flato al correr

Popularmente se conoce como flato al punzante dolor que aparece en un costado al correr o hacer ejercicio físico intenso. No es preocupante, pero sus características e intensidad pueden obligar a suspender la actividad. Para prevenir esta molestia se recomienda evitar el consumo de zumos de frutas y bebidas hipertónicas poco tiempo antes y durante la carrera o el entrenamiento
12 de noviembre de 2015
flato al correr

Flato al correr, un molesto dolor abdominal con múltiples causas y orígenes | Dawn (CC by 2.0, Flickr)

A la gran mayoría, sobre todo a quienes practicamos deporte o salimos a correr habitualmente, nos resulta familiar el término flato. Pero ¿sabríamos explicar con exactitud en qué consiste y por qué aparece?

Para combatir el flato y evitar que influya en nuestro rendimiento, primero debemos conocer la definición y el origen de dicha molestia.

¿Qué es el flato?

Se denomina flato al dolor abdominal transitorio (DAT) vinculado a la actividad deportiva. Suele describirse como un dolor agudo y punzante que se localiza en un costado, justo debajo de las costillas. Aunque por lo general se manifiesta en el lateral derecho o izquierdo del abdomen, también puede aparecer en la zona clavicular.

El flato puede llegar a ser muy molesto e incómodo y hacernos pasar un mal rato, pero no constituye un motivo de alarma ni tiene importantes repercusiones sobre la salud.

¿Por qué se produce al correr?

Lo cierto es que no está del todo claro por qué surge el flato al hacer ejercicio físico o al correr. No obstante, hay varias teorías e hipótesis acerca de las causas que lo originan.

Algunos expertos señalan que se debe a la disminución del flujo sanguíneo en el diafragma, el principal músculo involucrado en la respiración. El aporte de sangre y, por tanto, de oxígeno al diafragma sería insuficiente.

La segunda posibilidad que se bajara es la excesiva tensión o la sobrecarga de los ligamentos que unen el estómago con el diafragma, lo cual se ocasionaría por el empuje o desplazamiento de los órganos que se sitúan debajo al correr o practicar actividades que implican movimientos repetitivos del tronco.

Otra posible explicación es que el peritoneo, la membrana que cubre los órganos del abdomen, se irrite por el rozamiento de las vísceras durante la práctica deportiva.

Por último, la excesiva rigidez de la columna vertebral podría ser la responsable del desarrollo del flato. Quienes presentan un exceso de curvatura dorsal tienen más riesgo de sufrir uno de estos episodios.

Parece existir consenso en cuanto a que la ingesta de alimentos o líquidos antes y durante la práctica de ejercicio físico influye en el flato. No hay un momento concreto en el cual aparezca, y afecta por igual a hombres y mujeres. Asimismo, se observa tanto en principiantes como en deportistas profesionales. Cabe indicar que a edades más tempranas hay menor susceptibilidad a padecer flato.

Síntomas

El flato se manifiesta con un dolor repentino en el abdomen, generalmente en uno de los laterales, pero su localización puede variar. Se percibe como un pinchazo en el estómago que puede llegar a ser tan intenso que obliga a bajar el ritmo o detenernos para descansar durante el entrenamiento o la carrera.

Cómo evitarlo

Aunque no se sepa a ciencia cierta por qué sucede, sí podemos tener en cuenta una serie de pautas a la hora de correr o hacer ejercicio físico intenso para no sufrir el temido flato.

Con el fin de evitar el flato, se recomienda no consumir zumos de frutas y bebidas hipertónicas (con elevadas concentraciones de azúcares) poco tiempo antes de salir a correr y mientras se entrena o practica deporte. Lo ideal sería dejar un margen de 2-3 horas desde la ingesta hasta comenzar la actividad deportiva.

En el caso de que el flato guarde relación con una alteración postural, el consejo es visitar a un fisioterapeuta.

Para aliviar el dolor una vez el flato aparece, conviene respirar profundamente, fruncir los labios al expulsar el aire y estirar la pared abdominal. Lo mejor es reducir la marcha sin parar de correr de golpe, flexionar el tronco hacia delante y hacer presión con la mano sobre la zona donde se localiza el dolor hasta que se pase.

En Muy en forma | Dolor de rodilla al correr

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.