Falsos mitos nutricionales

Como en cualquier otra ciencia, en nutrición también existen falsos mitos y creencias arraigadas sin ninguna base científica
16 de septiembre de 2012
Etiquetas,  ,  
Falsos mitos nutricionales

Sobre las frutas recaen muchos mitos nutricionales | Estudio M.

La triste realidad es que en España no valoramos suficiente la figura del nutricionista. Todos nos prestamos a recomendar dietas rápidas –y supuestamente efectivas– así como alimentos saludables con mucho desparpajo y socarronería. Muy pocos cuentan con argumentos sólidos y se apoyan en estudios clínicos que sustenten sus palabras. La mayoría se limitan a repetir “dimes y diretes” carentes de rigor científico. Como en cualquier otra ciencia, existen falsos mitos, bulos y leyendas que giran en torno a la alimentación y se propagan por el boca a boca.

Aquí empieza una larga lista de interrogantes a los que vamos a tratar de ponerle respuesta sin tecnicismos.

¿Cuánta fruta puedo comer al día?

“Es que siempre he escuchado que la fruta es bastante calórica y que tengo que limitar la ingesta a dos o tres piezas diarias”. “También me han comentado que la fruta nunca debe tomarse de postre, porque engorda más” ¿Es cierto? Pues no, no lo es. La fruta provoca más sensación de saciedad si la tomamos entre comidas que si la consumimos después de comer, lo cual no indica que engorde más. La fruta aporta las mismas calorías si la tomamos de postre o entre comidas.

“Todo lo integral adelgaza”

“Si quieres sorprender a la báscula, consume alimentos integrales”. Es una afirmación falsa. Vamos a explicar el porqué. Los alimentos integrales tienen mayor cantidad de fibra y gracias a la misma absorbemos menos grasa. Aceleran el tránsito intestinal y permanecen menos tiempo en el intestino, por lo que en todo caso ayudarían a reducir el colesterol.

“Si comes rápido y de forma apresurada, engordas”

No directamente. Es decir, si una persona come a la velocidad de la luz no experimenta la sensación de saciedad y acaba comiendo más de lo debido. Pero, ¿te has vuelto loca? “No se puede beber un vaso de leche después de comer una naranja, porque se corta la digestión”. Y digo yo, ¿dónde están las pruebas? No hay estudio alguno que lo corrobore, por lo que no tiene ningún fundamento.

“Los huevos aumentan el colesterol”

Hay que saber diferenciar entre el colesterol que generamos, que produce el hígado para ayudar a digerir las grasas, y el que absorbemos. La yema del huevo tiene bastante colesterol, pero no hay evidencias de que éste eleve el del cuerpo humano.

El pan engorda

Y el pan, ¿cómo iba a olvidarme del enemigo de las dietas hipocalóricas? Que el pan engorda lo habrás oído hasta la saciedad. ¿Es falso? Pues todo depende de la cantidad de pan que consumas y con qué lo tomes. Si ingieres una comida copiosa en la que predominan los hidratos de carbono, añades pan y no quemas esas calorías, lógicamente se transformarán en grasa. Los hidratos aportan energía directa, pero las grasas son aún más calóricas.

Hasta aquí ha llegado la tanda de preguntas y respuestas sobre falsos mitos nutricionales y creencias arraigadas que condicionan nuestros hábitos alimentarios. Os invito a que nos dejéis una muestra de las falacias más gordas que te hayan intentado vender.

En Muy en forma | ¿La comida orgánica es más sana que la convencional?

Un comentario
  1. Victoria
    Publicado el 11 febrero, 2015 a las 12:49 | Enlace

    Últimamente tengo muchiiisimo colesterol y ando de debate con la gente porque no sabe que el kétchup no tiene apenas grasas.

    Leí la semana pasada que si tomas té verde antes de entrenar quemas mas grasas. Pero a ver, quemarás mas grasas que si no te lo tomas pero no creo que por ser antes de entrenar quemes más. ¿Que opinas?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.