Faja para perder barriga: ¿otro 'producto milagro'?

Las fajas de goma proporcionan calor y generan un efecto sauna que provoca que sudemos el doble durante el entrenamiento. No obstante, su función no es la de acelerar el proceso de pérdida de grasa para conseguir unos abdominales marcados y tonificados
12 de marzo de 2013
Faja-barriga

Las fajas de goma no aceleran el proceso de pérdida de grasa abdominal

A los que acudimos al gimnasio para tratar de adelgazar o ganar masa muscular nos preocupa especialmente deshacernos de los indeseados michelines para lucir unos abdominales tonificados y bien definidos, libres de grasa. Para perder barriga y conseguir un vientre marcado, muchos utilizan fajas de goma que –supuestamente– aceleran la quema de grasas. Su efectividad podría calificarse de dudosa, ya que su función principal es bien distinta.

Creer que usando faja lograremos un abdomen perfectamente esculpido es un grave error. La faja de goma proporciona calor y evita la transpiración, al tiempo que ofrece sujeción a esta parte del cuerpo. Conseguir unos abdominales diez y un vientre plano no es tarea fácil, ya que, como todo, lleva su tiempo y sacrificio.

Las dos claves para alcanzar nuestro propósito son el ejercicio y la dieta. Ambos van de la mano: el ejercicio nos ayuda a tonificar los músculos y acabar con los depósitos de grasa, mientras que una dieta sana y equilibrada contribuye a reducir la grasa localizada.

Con constancia y tenacidad se obtiene lo que se desea. No existe la palabra imposible, pero tampoco fórmulas milagrosas para quemar grasas sin esfuerzo. Sin embargo, muchos utilizan fajas con la esperanza de acelerar el proceso, pero no consiguen los resultados soñados. Lo que hacen las fajas de goma es aumentar la temperatura corporal y crear una especie de “efecto sauna” con el que sudamos el doble. Pero de ninguna manera se elimina grasa a través de los poros.

Al hacer uso de las fajas de goma aumenta la eliminación de líquidos, con lo que conseguimos eliminar toxinas y mejorar el aspecto de la piel. No obstante, después de que concluya el entrenamiento, al beber agua el cuerpo vuelve a reponer el líquido perdido.

En actividades de gran esfuerzo e intensidad el uso de este tipo de fajas puede resultar contraproducente. Si la temperatura corporal aumenta y el calor generado no se expulsa, corres el riesgo de fatigarte antes o rendir menos.

En Muy en forma | ¿Qué es la electroestimulación muscular? ¿Funciona?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.