Exceso de vitamina C

El consumo excesivo de vitamina C resulta perjudicial para la salud. Ingerir más de 2 gramos diarios de vitamina C podría ocasionar problemas gastrointestinales e incluso cálculos renales
5 de junio de 2013
Etiquetas
exceso vitamina c

Ingerir altas dosis de vitamina C podría ocasionar trastornos gastrointestinales | Nicola

La vitamina C, también llamada ácido ascórbico, desempeña un papel fundamental en algunos de los procesos biológicos que ocurren en el organismo, como el crecimiento y reparación de los tejidos y la adecuada función del sistema nervioso. Además, cuenta con propiedades antioxidantes e interviene en el metabolismo de las grasas, siendo esencial para la estructura de los vasos sanguíneos, ligamentos, tendones y huesos.

Pertenece al grupo de vitaminas hidrosolubles y ha de obtenerse a través de alimentos y suplementos vitamínicos, dado que que el ser humano no tiene la capacidad de sintetizarla ni almacenarla en el organismo. Aunque por lo general no presente toxicidad, una dosis elevada de vitamina C puede ser contraproducente.

Pero ¿no son buenas las vitaminas?

En su justa medida. En contra de la opinión generalizada, también llegan a provocar efectos adversos en la salud, si se toman en exceso.

La cantidad recomendada de vitamina C por la OMS (Organización Mundial de la Salud) es de 90 miligramos diarios para los hombres y de 75 miligramos en el caso de las mujeres. Según recientes estudios, una dosis mayor a 2 gramos diarios podría ocasionar trastornos gastrointestinales: diarrea, vómitos y dolor abdominal. El consumo excesivo de vitamina C resulta perjudicial para aquellas personas con tendencia a formar cálculos renales, por lo que se aconseja no superar el límite de la ingesta de esta vitamina.

Nos vemos en la obligación de recordar que cualquier vitamina o suplemento ha de ser prescrito por el médico, para evitar así que un consumo inadecuado resulte nocivo para la salud del paciente. Una dieta variada y equilibrada aporta todos los nutrientes necesarios para un desarrollo saludable, por lo que no hay no necesidad de recurrir a alimentos enriquecidos con vitamina C ni a suplementos. Estos se reservarían para aquellas personas que corran el riesgo de sufrir carencias nutricionales a causa de alergias alimentarias, patologías digestivas, dietas hipocalóricas estrictas, etc.

En Muy en forma | Falta de vitamina C

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.