Exceso de hierro en sangre

La hemocromatosis o exceso de hierro en sangre es una enfermedad genética que da lugar a una excesiva absorción del hierro en el tubo digestivo. En otras palabras, se da cuando hay un exceso de hierro que puede acumularse en distintos órganos y alterar la funcionalidad de los mismos. Este trastorno debe ser diagnosticado y tratado para no tener consecuencias graves sobre la salud
13 de noviembre de 2015
Etiquetas,  
exceso de hierro en sangre

El cambio de color u oscurecimiento de la piel es uno de los síntomas del exceso de hierro en sangre | Andeecollard (CC by 2.0, Flickr)

Al hablar de problemas de salud relacionados con el hierro, rápidamente nos viene a la mente la anemia. Pero también puede darse el caso contrario, es decir, que haya un exceso de hierro en el organismo o niveles de hierro anormalmente elevados. Este trastorno es conocido como hemocromatosis, siderosis o sobrecarga de hierro.

Se trata de una alteración genética que da lugar a una excesiva absorción del hierro en el tubo digestivo. Al igual que sucede con su déficit o carencia, la acumulación de hierro puede entrañar graves consecuencias para la salud si no se diagnostica y trata adecuadamente.

Causas del exceso de hierro en sangre

El exceso de hierro en sangre o hemocromatosis puede ser primaria (hereditaria) o secundaria (adquirida). En el primer caso la acumulación del hierro es consecuencia de un trastorno congénito que causa la mutación de un gen, provocando así que la absorción de dicho elemento en el tubo digestivo sea superior a la que produce en condiciones normales.

El aumento en el depósito de hierro puede deberse también a transfusiones sanguíneas periódicas para tratar alguna afección, anemia hemolítica, ingesta excesiva de hierro, enfermedades hepáticas, alcoholismo crónico y otros problemas de salud.

Síntomas

Las personas que presentan hemocromatosis a menudo no son conscientes de este trastorno, puesto que en las primeras etapas no produce síntomas obvios. Cuando los niveles de hierro están muy por encima de lo que deberían, aparece la denominada hemosiderosis, un pigmento dorado o amarillo pardo en los tejidos.

En general, los síntomas de la sobrecarga de hierro abarcan: fatiga, debilidad, malestar general, oscurecimiento de la piel, dolor articular, pérdida de peso

En el embarazo

La hemocromatosis hereditaria es más común en la población masculina que en la femenina. En las mujeres suele presentarse tras la menopausia, al cese de la menstruación, cuando ya no pierden hierro con el período, y en los embarazos.

Uno de los tipos más extraños o menos conocidos de siderosis es la hemocromatosis neonatal, la cual afecta al feto cuando aún está en pleno desarrollo en el útero materno. Aunque se desconocen las causas, se cree que podría tener un origen aloinmune.

Enfermedades y otras consecuencias

Revisemos ahora las consecuencias que puede tener el exceso de hierro en sangre en función del órgano en el que se acumule o deposite el hierro.

En el hígado, el órgano más afectado frecuentemente, puede ocasionar cirrosis y tumores hepáticos.

A nivel cutáneo, el síntoma más característico del exceso de hierro es la hiperpigmentación, es decir, cambios en color natural de la piel, que tiende a oscurecerse.

En el páncreas la acumulación de hierro suele causar diabetes, mientras que en el corazón puede dar lugar a insuficiencia cardíaca congestiva y arritmias o latidos cardíacos irregulares.

En cuanto a los signos del acumulo de hierro en las articulaciones, cabe destacar la artrosis o degeneración progresiva del tejido cartilaginoso.

Si afecta al hipotálamo o la hipófisis, produce manifestaciones endocrinológicas como el hipogonadismo, trastorno que provoca pérdida de vello corporal, impotencia sexual, disminución de la libido, aumento del tamaño de los senos en los hombres (ginecomastia), etc.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.