Excederse con las calorías no es nada difícil

El vídeo muestra las equivalencias calóricas de distintos alimentos, frutas, vegetales, productos procesados y dulces, para cubrir las 2.000 calorías diarias establecidas para un adulto
5 de abril de 2013
Etiquetas

Las calorías nos traen de cabeza cuando nos proponemos cuidar la línea y perder algunos kilos de peso o, simplemente, encauzar nuestra dieta hacia lo saludable y lo equilibrado. Tal vez hasta ese momento no le prestes suficiente atención al tamaño de las raciones, los nutrientes, el valor calórico y el poder saciante de los alimentos que te llevas a la boca. Al relajarnos en exceso, dejamos de mantener controladas las calorías y terminamos descuidando la calidad nutricional de lo que comemos.

Conocer el aporte calórico de las comidas puede ayudarnos a lograr el peso adecuado y, en general, a cuidar la salud del organismo, moderando el consumo de alimentos ricos en grasas y azúcares. En algunas ocasiones, el exceso calórico viene dado por el alcohol, los refrescos y otras bebidas azucaradas que el cuerpo asimila con rapidez y almacena en forma de grasa. Sin apenas darte cuenta puedes acabar consumiendo más calorías de las debes ingerir para mantener los kilos a raya.

Con solo cuatro hamburguesas sobrepasaríamos las 2.000 calorías diarias recomendadas

Este vídeo refleja claramente lo fácil que es excederse con las calorías a lo largo de la jornada o en una única ingesta. El vídeo muestra algunas equivalencias alimentarias en términos calóricos, concretamente en relación a las 2.000 calorías diarias que establece la Organización Mundial de la Salud como la energía necesaria para un adulto.

La bollería industrial y la comida rápida se llevan la palma, solo hay fijarse en el ejemplo de los famosos dónuts. Comiendo tan sólo seis unidades cubriríamos las 2.000 calorías diarias.

En la otra cara de moneda están los vegetales y los alimentos poco procesados. Bastaría con comer cuatro hamburguesas Big Mac para completar las necesidades calóricas diarias, lo que equivale, por ejemplo, a unos 19 plátanos o unas 60 zanahorias.

Ya podemos hacernos una ligera idea de por qué los fritos, los dulces y la comida rápida deben ser consumidos con moderación y de manera esporádica, mientras que las frutas, huevos, verduras y hortalizas han de estar presentes a diario en nuestra mesa. Más allá de la densidad calórica, conviene analizar los nutrientes que aportan cada uno de estos alimentos.

En Muy en forma | Trucos infalibles para reducir las calorías diarias

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.