Evita comer la parte verde de las patatas, ya que es tóxica

Las patatas pertenecen a la familia de las solanáceas y contienen un alcaloide tóxico denominado solanina. En altas concentraciones, el consumo de solanina resulta perjudicial para la salud o incluso puede ser mortal
4 de diciembre de 2012
Etiquetas

patatas toxicas solanina

A menudo, pensamos erróneamente que las zonas verdes de las patatas indican que el tubérculo no está en su punto óptimo de maduración. Dicho pigmento se debe a la presencia de un alcaloide tóxico denominado solanina. La solanina posee propiedades fungicidas y pesticidas que actúan como mecanismo de defensa natural contra predadores, insectos y hongos. Ingerida en altas dosis, la solanina resulta nociva o incluso mortal para el ser humano, de ahí que un alimento que aparentemente parece inofensivo pueda llegar a ser perjudicial para la salud si no se consume de forma adecuada.

La patata ha sido durante décadas un alimento indispensable en la dieta diaria por su asequible coste y riqueza en nutrientes. Además, se considera uno los productos mejor valorados por el consumidor porque admite múltiples preparaciones culinarias. No obstante, no debemos pasar por alto su toxicidad. La solanina se concentra en la piel de la patata, por lo que conviene retirarla al completo para desprendernos de entre el 30 y el 80% de esta esta sustancia tóxica.

Si bien se destruye a altas temperaturas, al freír, no sucede lo mismo siguiendo otros métodos tradicionales de cocción. Os recordamos que las patatas han de conservarse en un lugar seco, fresco y sombrío, ya que la luz y la humedad promueven la formación de alcaloides bajo la piel y cuatriplican el contenido en solanina.

¿Cuáles son los síntomas de una intoxicación por solanina?

Principalmente, el organismo se ve afectado por desórdenes gastrointestinales y neurológicos. Es decir, desde molestias estomacales y digestivas, como pueden ser náuseas, vómitos y diarreas, hasta dolores de cabeza, vértigo y reacciones alérgicas. Dependiendo del grado de toxicidad, se registran casos de fiebre, pupilas dilatadas, alucinaciones, pérdida de sensibilidad, etc.

Aunque las patatas que encontramos en el mercado sean aptas para el consumo, y el nivel de solanina presente en ellas esté del todo controlado, recomendamos una vez más que os aseguréis de retirarles perfectamente la piel y desechar las partes verdes para minimizar los riesgos. La última sugerencia es consumir las patatas lo antes posible, dado que las concentraciones de este alcaloide aumentan a medida que pasa el tiempo.

Más información | Wikipedia
Fotografía | Flores y Plantas
En Muy en forma | ¿Por qué no podemos comer sólo una patata frita?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.