Estiramientos para evitar lesiones en las manos y dedos

Durante el entrenamiento, es importante que no nos olvidemos de realizar estiramientos en las manos y dedos, para evitar que se sobrecarguen y suframos lesiones
25 de enero de 2012
Etiquetas
Estiramientos manos dedos

Para no sufrir lesiones en manos y dedos, trata de estirarlos correctamente antes de entrenar | Dgies

Después de entrenar o de someternos a un trabajo físico prolongado es fundamental realizar estiramientos. Éstos facilitan la recuperación y mejoran el estado y la flexibilidad de los músculos, además de ayudarnos a prevenir las posibles lesiones. Una de las partes del cuerpo que muchas veces pasamos por alto a la hora de estirar son los dedos, por lo que vamos a detenernos en explicar cómo realizar los estiramientos de la manera adecuada.

Debemos tener en cuenta que las manos soportan gran tensión, ya que sirven como punto de apoyo en la mayoría de ejercicios. Cuando trabajamos con las máquinas cardiovasculares o hacemos uso de las mancuernas concentramos la fuerza en ellas, lo que hace que los dedos acaben excesivamente sobrecargados. El mejor método para conseguir que las manos, y todas las articulaciones que las conforman, estén en un estado óptimo es a través de los estiramientos.

Se trata de una técnica sencilla, aunque si no la realizamos correctamente, en lugar de beneficiar podría dañar poco a poco las articulaciones, ya que estaríamos obligando a los dedos a adoptar una postura que no es la natural. Contamos con 27 huesos en las manos, divididos en tres áreas: la muñeca o carpo, la palma o metacarpo y la falanges o dedos. Este dato sirve para que nos hagamos una idea de la importancia que tiene realizar estiramientos antes y después de entrenar, para que nuestras manos estén libres de tensiones.

Dos ejemplos de estiramientos

Siempre debemos procurar estirar los dedos hacia fuera, para activar la circulación y evitar que se acumule líquido en las articulaciones. Lo que haremos será sujetar uno a uno los dedos con la mano contraria, y estirarlos poco a poco sin forzar hacia fuera, manteniéndolos rectos. Para conseguir mejores resultados prolongaremos durante unos segundos la postura para posteriormente pasar a la siguiente falange.

Otra alternativa consiste en realizar estiramientos hacia atrás. En este caso estiraremos todos los dedos de la mano de una sola vez, a excepción del pulgar. Con una mano sostendremos el dedo índice, el corazón, el anular y el meñique y los estiraremos hacia atrás, como si quisiéramos rozar los nudillos con los mismos. Los mantendremos en posición recta durante unos segundos y alternaremos entre la mano derecha y la mano izquierda. Después repetiremos el proceso con el dedo pulgar.

En Muy en forma | Cómo evitar los calambres musculares en invierno

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.