Es hora de prevenir la obesidad infantil

En el vídeo Stop the Cycle se explican, de manera retrospectiva, las causas de la obesidad infantil. Se hace especial hincapié en una de sus fatídicas conscuencias: el infarto
4 de marzo de 2012

Impactante. Es el término que mejor define el vídeo Stop the Cycle, cuyo objetivo no es otro que concienciarnos sobre la obesidad infantil. En él se explica, de manera retrospectiva y sin apenas mediar palabra, el fatídico cauce en el que desemboca la obesidad: el infarto. No es ninguna fábula ni tampoco un cuento, es la dura realidad. Una realidad –cruel donde las haya– que se nos escapa de las manos y que no hemos sabido frenar a tiempo. ¿Hay que buscar culpables? ¿Tenemos que escudarnos en terceros para eludir nuestra propia responsabilidad?

Ahora es tiempo de remar a contracorriente y encontrar soluciones; es hora de prevenir la obesidad infantil. Como no seamos capaces de reaccionar y detener el ciclo, en el futuro nuestros pequeños serán super size. Para evitar problemas de salud, es necesario parar el círculo de la obesidad infantil cuanto antes. En este vídeo, que hemos querido compartir con todos vosotros, se nos transporta a ese transcendental viaje que va desde un infarto –provocado por la obesidad– hasta los primeros años de vida del paciente.

Retrocedemos al pasado para comprobar que, desde nuestro nacimiento, la alimentación juega un papel decisivo. Somos capaces de ver las nefastas consecuencias que tiene sobre nuestra salud la falta de ejercicio físico diario y el exceso de grasas saturadas y azúcares, lo que a la larga se traduce en enfermedades metabólicas como la obesidad.

No podemos acostumbrar a los niños a que coman golosinas a diario, ni permitirles que se pasen horas sentados delante del televisor con tal de que se calmen o estén entretenidos. Ni tampoco consentir que no realicen actividad física alguna o que coman todo lo que les apetezca. Son muchos los ejemplos que podríamos poner; y sí, quizás la publicidad ha alimentado este fenómeno, pero lo cierto es que todos hemos puesto nuestro granito de arena.

Los fast-food y la llamada “comida basura” han pasado a ser el pan de cada día. ¿Dónde ha quedado el sentido común? No existen los milagros ni las recetas mágicas para combatir enfermedades como la obesidad. La única medida es reeducar nuestros hábitos alimenticios y transmitírselos a los más pequeños, para que en el futuro no sean ellos los que paguen nuestros errores.

En Muy en forma | Obesidad infantil: períodos en los que hay mayor riesgo de desarrollo

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.