¿Es adecuado camuflar las verduras a los niños?

Camuflar las verduras a los niños para que las coman no es la mejor alternativa. La clave es incluirlas en diferentes preparaciones y presentarlas de modo que resulten más apetitosas y originales
27 de noviembre de 2011
Etiquetas,  
Verduras niños

Niños y verduras, ¿compatibles? | MikeWebkist

Las verduras son uno de los alimentos que causan más problemas en la alimentación infantil. Para los adultos supone un enorme quebradero de cabeza que llegue la hora de comer, y los peques de la casa rechacen insistentemente los vegetales. Es habitual que ante sabores nuevos los niños recurran al pretexto de que no les gusta su sabor. Mientras, los padres hacen todo lo que está en sus manos para estimular su consumo y deciden ocultar las verduras entre la comida. Pero, ¿es adecuado camuflar las verduras a los niños?

Los peques pasan un proceso conocido como neofobia, que es simplemente miedo o temor a probar alimentos nuevos. Por lo tanto, se considera una actitud normal que en un principio rehúsen comer verduras, frutas u otros alimentos que les parezcan extraños. Ahora bien, camuflar las verduras para que los niños las consuman, no es la opción más acertada para evitar que sientan aversión hacia las mismas. Los papás y mamás necesitarán una buena dosis de paciencia, porque como todo proceso lleva su tiempo.

Solo tenemos que encontrar la manera de que los niños las prueben y sean capaces por sí mismos de identificarlos. Si camuflamos las verduras y no pueden visualizarlas como tal contribuiremos a que crezca su desconocimiento, por lo que tardarán más en descubrir si realmente les apetece o no tomarlas. No es necesario que presentemos un plato colmado con un tipo de verdura concreto como la remolacha o la col. La clave está en elaborar platos con mucho color, que les resulten originales y divertidos, ya que este pequeño detalle despertará su interés por comer las verduras sin que tengamos que ocultarlas.

Otra alternativa es preparar la comida en familia. Por ejemplo, podemos hacer un pastel de calabaza o un salteado con champiñones y jamón, recetas en las que las verduras se perciben, pero se mezclan con otros ingredientes que el pequeño suele consumir a diario. Manipular los alimentos también les ayudará a familiarizarse con ellos, y podremos ir explicándole poco a poco lo saludable que son las verduras, de una manera en que los niños lo puedan entender.

Si en el primer intento continúan rechazando la verdura, no desistas. Está comprobado que al menos son necesarios 10 intentos para que el niño acepte o rechace definitivamente un vegetal. No olvides que camuflar las verduras no es una estrategia efectiva, ni será una solución a largo plazo.

En Muy en forma | Cambiar el nombre a las verduras para fomentar su consumo entre los niños

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.