Errores habituales que cometemos en el gimnasio

Levantar peso en exceso, entrenar más de la cuenta o abarcar demasiadas actividades colectivas son algunos errores que cometemos cuando entrenamos en el gimnasio
3 de diciembre de 2012
Etiquetas
gimnasio errores

Levantar mancuernas demasiado pesadas es un error habitual que cometemos en el gimnasio | Raúl V.

Imponernos metas que nos ayuden a mantenernos sanos y en forma, y trabajar duro para rebasarlas, forma parte de los buenos propósitos para el próximo año. Se necesita tener disposición, disciplina y constancia para conseguir un cuerpo escultural, de portada de revista. “No pain, no gain”, lo que vendría a decir algo así como que “sin esfuerzo no hay resultado”. Ahora bien, el ansia por tener un cuerpo perfecto nos lleva a cometer fallos que pueden truncar nuestros planes o hacer que nos lesionemos.

Cuando entrenamos en el gimnasio, es frecuente ver como algunos de nuestros compañeros levantan un peso excesivo. Se olvidan por completo de la técnica y la adecuada ejecución del ejercicio por cargar más peso del que corresponde. No siempre son conscientes de que corren el riesgo de sobrecargar los músculos o incluso lesionarse. Igual ocurre en el entrenamiento aeróbico. Si fijamos una intensidad demasiado elevada, a los pocos minutos tendremos que abandonar la actividad por extenuación.

El término aeróbico hace referencia a un ejercicio a un ritmo tolerable durante un mínimo de 30 minutos. Otro de los errores en los que suelen caer los que pisan por primera vez un gimnasio es pasar demasiado tiempo entrenando. Este perfil de usuario quiere ver resultados cuanto antes y llega convencido que la clave está en dedicar el máximo tiempo posible a la actividad física. Si no le damos tiempo suficiente al organismo para recuperarse, en lugar de agilizar el proceso, rendiremos menos.

Tras la rutina de pesas, muchos van disparados a la clases colectivas por aquello de definir músculo. ¿Y el descanso? ¿Y la alimentación? Los músculos necesitan reposo y sustento para crecer, por lo que no es necesario machacarse en una sesión, por ejemplo, de spinning a una intensidad considerable. También hay quien se excede participando en varias clases colectivas, una detrás de otra. Lo lógico sería que al acabar una de las sesiones dedicásemos unos minutos a estirar y relajar los músculos.

Las prisas no son buenas consejeras. Recuerda que un imperio no se construye en un día.

En Muy en forma | Ir al gimnasio, ¿mejor por la mañana o por la tarde? y Alimentos para después del gimnasio

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.