Errores frecuentes que podemos cometer al caminar

Muchas veces, cuando caminamos adoptamos posturas erróneas. Deben corregirse a tiempo para evitar molestias y lesiones y así beneficiarnos por completo de esta actividad
9 de Noviembre de 2011
Etiquetas
Errores caminar

A la hora de caminar es aconsejable cuidar la postura | -Mandie-

Caminar es un ejercicio realmente beneficioso para cualquier persona, sin importar la edad que tenga. Puede incluso llegar a considerarse un deporte, porque permite controlar el peso y ejercitar órganos como el corazón y los pulmones. Tomar el hábito de caminar a diario está al alcance de todos, ya que se trata de una actividad bastante económica que solo requiere algo de tiempo y constancia. A largo plazo podemos aprovecharnos de sus efectos positivos sobre la salud, así como mejorar significativamente nuestro tono muscular.

Aunque caminar no entraña grandes dificultades, al igual que cualquier otra actividad física, exige una cierta postura y técnica por lo que continuación te daremos algunas claves para sacarle mayores ventajas. Si caminas de forma regular, te interesará conocer los errores que podemos cometer al caminar, para así ponerle solución cuanto antes, maximizar los beneficios y evitar las lesiones.

Inclinar el torso hacia delante

Suele ser frecuente que al andar más rápido adoptemos erróneamente esta postura, por lo que debemos corregirla. Es importante realizar una leve contracción del abdomen, mantener la pelvis basculada hacia dentro y la espalda recta.

Exagerar el movimiento de los codos y los brazos

Muchas personas piensan que al mover los brazos hacia delante y detrás de manera enérgica, el gasto calórico será mayor y les ayudará a aumentar la velocidad. Pero la realidad es bien distinta. Las manos deben estar relajadas y los brazos flexionados de forma natural, sin someterlos a tensión. De esta manera oscilarán a ambos lados siguiendo el movimiento del cuerpo, sin convertirse en un obstáculo adicional durante la caminata.

Hombros curvados

A menudo caemos en el error de encorvar los hombros, porque caminamos mirando continuamente al suelo. Se recomienda mirar siempre al frente, hacia el horizonte, y mantener los hombros relajados, así como el tronco y la cabeza erguidos para evitar que el cuello se resienta.

Dar pasos muy largos y colocar los pies demasiado separados

Las personas que tienen un exceso de peso tienden a balancear el torso, lo que les impide andar de forma correcta. Caminar rápido no se debe confundir con dar zancadas, ya que tendremos más riesgo de sufrir lesiones en las rodillas. Lo ideal es mantener el ritmo o avanzar dando pasos rápidos y cortos, sin estirar las piernas más de lo necesario. Hay que prestar atención a la pisada, ya que el impacto de los pies contra el suelo puede causar contracturas en las vértebras lumbares. Por ello, hay que procurar pisar desde el talón hasta el otro extremo del pie e impulsarnos con los dedos para dar un nuevo paso.

En Muy en forma | Caminar o correr: ¿qué es mejor?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.