Equipo necesario para practicar esquí con seguridad

Botas, casco, gafas, ropa de abrigo, guantes, gorro y braga, entre otros, conforman el equipamiento necesario para esquiar con seguridad
22 de octubre de 2012
Etiquetas

esqui equipo necesario

Cuando se acerca la temporada de invierno siempre me repito lo mismo: “De ésta no pasa que me escape a la nieve para perfeccionar mi técnica en el deporte blanco y disfrutar de unos días de asueto en contacto con la naturaleza”. El esquí es una actividad muy gratificante, pero también entraña riesgos; por eso es preciso disponer de un equipamiento específico para no acabar viviendo una mala experiencia a causa de golpes, lesiones, quemaduras solares o catarros posteriores.

Esquiar con seguridad no implica tener que renunciar a la última moda ni a la comodidad, dado que la oferta de prendas de vestir y accesorios para la práctica de este deporte es cada vez más amplia y variada. ¿Qué equipo necesito para deslizarme por la nieve con la máxima protección? Si es la primera vez que te animas a esquiar, te aconsejo que permitas que un experto te asesore cuando acudas a una tienda especializada o de alquiler de material.

En caso de que tengas un nivel más avanzado, debes revisar tu equipo y comprobar que está en óptimas condiciones antes de lanzarte a las pistas. Lo primero que necesitas para surfear sobre la nieve son unas botas de tu talla exacta, que protejan los pies y los tobillos y no causen rozaduras. Lo mismo ocurre con los esquís y bastones; has de asegurarte de que tienen una longitud proporcional a tu estatura. Las fijaciones deben estar correctamente reguladas para que se suelten sólo en caso de caídas.

Dos elementos imprescindibles son el casco y las gafas. El casco adecuado no sólo protege contra graves lesiones, sino que incluso puede salvar vidas. Las gafas impedirán que la luz solar dañe tus ojos, ya que, aunque haga frío, puede provocar quemaduras y lesiones oculares, y además te protegen de las fuertes ventiscas que dificultan la práctica del esquí. Las rodilleras, coderas y muñequeras son opcionales, pero se recomiendan para evitar las torceduras al apoyar las manos o las rodillas bruscamente sobre la nieve.

En lo que respecta a ropa de abrigo, has de seleccionar aquella con la que sientas del todo cómodo, la que te proporcione libertad de movimientos y mantenga tu temperatura y calor corporal sin asfixiarte. El tejido de los anoraks, pantalones y monos ha de ser impermeable y transpirable. Hoy en día es fácil encontrar tanto modelos clásicos de plumas como últimas tendencias en colores fluorescentes.

No descartes usar ropa interior térmica para protegerte del frío, bajo una sudadera que podrás quitarte en función de la temperatura.

Por último, y no por ello menos importante, vamos a revisar los complementos con los que debemos equiparnos en la nieve. Elige unos guantes que no resten movilidad a tus manos, así como un gorro para mantener la temperatura adecuada en las orejas y la cabeza. Proteger el cuello con una braga puede impedir que tu garganta se irrite a consecuencia del frío.

Recuerda incluir en tu equipaje una crema de alta protección específica para tu tipo de piel, así como un protector labial para evitar que la combinación aire y sol los resequen, agrieten o causen molestas heridas.

Fotografía | Skistar Trysil

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.