Epilobio, una planta medicinal con muchas propiedades

Gracias a sus propiedades, el epilobio es una planta que se utiliza, sobre todo, para tratar la hiperplasia benigna de próstata, es decir, el agrandamiento no canceroso de la glándula prostática. Además, se recomienda como remedio contra la tos, la bronquitis, el asma, la gastroenteritis y la diarrea.
1 de abril de 2016
epilobio propiedades

El epilobio aporta numerosas propiedades saludables para el organismo | USDA (Dominio público, Flickr)

¿Has oído hablar del epilobio? Su nombre científico es Epilobium angustifolium, pero también se conoce popularmente como adelfilla, espiga azul, antonina y laurel de San Antonio o hierba de San Antonio. Pertenece a la familia de las enoteráceas u onagráceas y es originaria de Europa y Asia.

Esta planta, cuyo aspecto es semejante al laurel, se caracteriza por tener un tallo alargado y flores de pequeño tamaño y de color rosado o púrpura claro que se agrupan en racimos o espigas. Las flores y las hojas son las partes de la planta que contienen principios activos y sustancias con enormes propiedades para la salud, y, por tanto, las que se utilizan con fines medicinales y curativos.

Propiedades del epilobio

Al epilobio no solo se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, sino también astringentes, cicatrizantes y antimicóticas, tal y como reflejan diversas investigaciones científicas publicadas. Entenderás mucho mejor qué acciones o efectos ejerce revisando los principales usos o las aplicaciones de esta valiosa planta.

Tradicionalmente, el epilobio se ha utilizado en el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata, es decir, el agrandamiento de la próstata o el aumento de tamaño de la glándula prostática. A modo recordatorio, se trata de una de las patologías más frecuentes de los hombres de edad avanzada. La próstata se sitúa debajo de la vejiga, justo delante del recto, y su principal función es producir el líquido seminal necesario para una buena movilidad y fertilidad de los espermatozoides. La próstata tiende a volverse más grande con la edad, y a partir de los 45 años puede crecer rápidamente y dar lugar a la hiperplasia prostática benigna. No es cáncer y tampoco incrementa el riesgo de cáncer de próstata.

Hecha esta pequeña aclaración, el epilobio podría contribuir a que la próstata no aumentara de tamaño o a que disminuya, y a tratar los síntomas urinarios que la acompañan.

Al parecer no solo sirve para mejorar los problemas de próstata, sino que además se recomienda en caso de faringitis, bronquitis, laringitis, tos espasmódica, asma, estomatitis, gingivitis, gastroenteritis, gastritis y otras inflamaciones de la mucosa del tracto digestivo.

Los taninos, unos compuestos fenólicos astringentes con función cicatrizante presentes en el epilobio, convierten a esta planta en un remedio útil contra algunas afecciones de la piel: dermatitis, psoriasis, acné, eccema

Asimismo, externamente, se emplea para acelerar la curación de las heridas, tratar cicatrices y combatir los hongos de la piel. Se dice que el epilobio podría ayudar también a prevenir y a evitar la caída del cabello o alopecia.

Cómo tomar el epilobio

En función de las necesidades de cada persona, se podría tomar en infusión, extracto o aplicado por vía tópica. En tiendas especializadas y herboristerías se comercializan cremas y otros preparados con epilobio.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.