Las ensaladas 'fast food' no son del todo sanas

La CEACCU ha comprobado que las ensaladas que se comercializan en locales de cómida rápida no son saludables, ya que contienen demasiada sal y grasas saturadas
26 de octubre de 2011
ensaladas fast food

Las ensaladas ‘fast food’, poco saludables y nutritivas | Patricio M.

Habitualmente asociamos las ensaladas con una dieta saludable y baja en grasas, considerándolas un producto estrella para adelgazar, ya que contienen muy pocas calorías.

Rara vez surge una comparación directa con la otra cara de la moneda, la llamada comida rápida: las hamburguesas, las patatas fritas y los refrescos. Pero ¿qué ocurre con las ensaladas fast food que se comercializan en este tipo de locales? A priori, nadie dudaría de que son la alternativa más equilibrada del menú, sin embargo la realidad es bien distinta. Estos alimentos no son tan saludables como pensamos.

La organización de consumidores CEACCU ha podido analizar el contenido de grasa saturada, grasa total y sal de los productos que se comercializan en restaurantes como McDonald’s, Pizza Hut, Pans & Company y Taco Bell, entre otros. Los resultados demuestran que ni siquiera las ensaladas son recomendables, ya que los aderezos, salsas y productos cárnicos que acompañan a las hojas verdes pueden llegar a contener hasta 30 gramos de grasa y 4 gramos de sal. Recordemos que la OMS aconseja consumir un máximo de 5 gramos de sal diarios, por lo que estaríamos a punto de sobrepasar el límite fijado.

Los datos varían en función del local. Algunas ensaladas pueden aportar hasta un 50% de las grasas totales recomendadas para un adulto; las de menor índice de grasa se sitúan sobre un 4%. Como bien sabemos, ingerir una cantidad excesiva de sal y de grasas saturadas aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y arterioesclerosis, además de incrementar el colesterol y ser más propensos a sufrir infartos.

Aunque hay cadenas de comida rápida que suelen publicar la información nutricional de sus productos en la web, la CEACCU advierte de que esta no siempre suele ser clara y legible. Se debería ofrecer al consumidor un informe más concreto y claro de la composición nutricional de los alimentos, para que este pueda elegir la opción más saludable o determinar qué producto se ajusta mejor a su perfil.

Tal y como hemos podido comprobar, no todas las ensaladas son sanas. La mejor alternativa continúa siendo elaborarlas nosotros mismos con productos frescos y equilibrados. Si tenemos que elegir una ensalada comercial, hay que seleccionar aquellas que no incluyan aliños, sal, bacón, pollo u otros productos adicionales fritos o rebozados. Siempre es mejor que las ensaladas sean lo más naturales posibles para prevenir enfermedades cerebro-vasculares y, en definitiva, proteger nuestra salud.

En Muy en forma | La ensalada perfecta: ingredientes, trucos y consejos

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.