Engordar rápido, pero de forma saludable

Para engordar rápido, lo ideal es mantener el volumen de los platos y enriquecerlos con alimentos de alto valor calórico y nutritivo. Puedes empezar por añadir frutos secos, levadura de cerveza, germen de trigo y frutas deshidratadas a tus platos, y ser más generoso con el aceite de oliva
4 de abril de 2013
Etiquetas
engordar saludable

Abusando de la comida basura engordaremos, pero a costa de perjudicar nuestra de salud | Michael F.

Aunque la inmensa mayoría de la población quiera adelgazar o perder peso, aún queda un reducido número de personas para las que ganarlo es casi misión imposible. A menudo, damos trucos y consejos para decir adiós a los kilos de más, pero no nos olvidamos de esa minoría que tiene grandes dificultades para engordar.

Zanjando el asunto por la vía rápida, muchos optan por comer en grandes cantidades alimentos con calorías vacías, ricos en azúcar y grasas perjudiciales. Pensarás que la solución es, sencillamente, atiborrarse en los locales de comida rápida e incorporar más frituras y grasas a la dieta y pegarse un atracón entre horas. Pero así sólo conseguirás subir de peso poniendo en riesgo la salud del organismo.

Nuestra meta es engordar rápido, pero de forma saludable. Y el camino para lograrlo es conseguir un balance energético positivo: consumir más calorías de las que gastamos. Por esta razón hay que optar por alimentos de alta densidad calórica y alta densidad nutritiva. Es decir, aquellos que aportan una gran cantidad de calorías y su vez concentran buenos nutrientes: proteínas, minerales, ácidos grasos esenciales, vitaminas y antioxidantes.

¿Cuáles son los mejores alimentos para engordar con salud?

Hacemos un pequeño alto en el camino antes de entrar en materia para comentar que, así como es difícil reducir las porciones para bajar de peso, también resulta complejo aumentar las cantidades para engordar.

Con el propósito de que ese incremento de volumen en los platos sea casi imperceptible, enriqueceremos las preparaciones con frutos secos, frutas desecadas, aceite, queso y huevo. Se trata de alimentos que aumentan la densidad calórica de los platos sin producir saciedad precoz.

A modo de ejemplo, podemos agregar a un batido almendras, nueces trituradas, higos o dátiles, así como añadirle a un puré de verduras un huevo batido, queso rallado y una cucharada generosa de aceite de oliva.

En Muy en forma | La dieta inversa, o cómo engordar de manera saludable

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.