Enfermedad del sueño

La enfermedad del sueño ocurre por la transmisión de parásitos a través de la picadura de la mosca tsé-tsé. Se da en países de África subsahariana y afecta especialmente a quienes se dedican a las actividades agrícolas, ganaderas y pesqueras. Si dicha infección no recibe atención médica, resulta mortal
24 de noviembre de 2015
enfermedad del sueño

La mosca tsé-tsé, causante de la denominada enfermedad del sueño

La tripanosomiasis africana humana, más conocida como la enfermedad del sueño, amenaza a la población de países subsaharianos que habita en zonas rurales y se dedica a actividades ganaderas, agrícolas y pesqueras.

Aunque se han registrado varias epidemias en África en el último siglo, el número de casos de tripanosomiasis ha descendido considerablemente desde 2013, según apunta la Organización Mundial de la Salud (OMS). El objeto es eliminar esta afección tropical como problema de salud pública a más tardar en el año 2020.

¿Qué es?

Se denomina tripanosomiasis africana humana a la enfermedad que causan los parásitos transmitidos por la picadura de la mosca tsé-tsé, insecto que se encuentra en más de 30 países del África subsahariana. Solo sería posible contraer la enfermedad del sueño si se reside o se viaja al continente africano.

Por motivos inexplicables, únicamente algunas especies propagan la infección. De hecho, este insecto también se localiza en regiones donde la enfermedad del sueño no se manifiesta.

Causas

La picadura de la mosca tsé-tsé constituye la principal causa de la tripanosomiasis africana. En concreto, el parásito Trypanosoma brucei gambiense es el responsable de más del 90% de los casos de enfermedad del sueño, mientras que Trypanosoma brucei rhodesiense provoca alrededor de un 2% de las infecciones.

Aparte de la infección por estos parásitos, la enfermedad del sueño podría transmitirse por las siguientes vías: de madre a hijo, si el parásito atraviesa la placenta e infecta al feto, a través de otros insectos que se nutren o alimentan con sangre, mediante un pinchazo accidental con agujas contaminadas y por el contacto sexual.

Síntomas

Cuando la mosca tsé-tsé infectada pica, introduce al parásito en el torrente sanguíneo y este comienza a reproducirse rápidamente, colonizando los diferentes sistemas del organismo.

En general, los síntomas de la enfermedad del sueño abarcan: episodios de fiebre elevada, dolor de cabeza, debilidad muscular, dolores articulares, picor, ansiedad, cambios del estado de ánimo, sudoración, somnolencia diurna, insomnio, confusión e inflamación de los ganglios linfáticos.

En la primera fase, el Trypanosoma invade los sistemas cardiovascular, endocrino y renal, produciendo anemia, taquicardias, pérdida de peso y otras alteraciones. En una etapa más avanzada afecta al sistema nervioso central y modifica el comportamiento y el carácter de la persona infectada. Se experimentan cambios de humor bruscos e impredecibles y trastornos del ciclo del sueño. A partir de entonces hasta el mínimo esfuerzo resulta imposible de realizar, dados los intensos dolores y la falta de coordinación. Finalmente, si la enfermedad no se trata, el paciente entra en coma y fallece.

Tratamiento

El tratamiento va a depender de la etapa por la que pasa la enfermedad. En la primera se recetan medicamentos fáciles de administrar y con poca toxicidad, mientras que en la segunda fase se prescriben fármacos tóxicos y de administración compleja. Estos últimos han de atravesar la barrera hematoencefálica para alcanzar el parásito.

Cuanto antes se detecte la enfermedad, antes podrá ser tratada y erradicada del organismo. Dado que los parásitos pueden desencadenar la enfermedad tiempo después de administrar los medicamentos, es preciso hacer un seguimiento del paciente durante 24 meses, el cual incluiría análisis de líquidos corporales.

La Pentamidina y la Suramina son dos de los fármacos utilizados cuando no hay afectación neurológica. En el caso de que afecte al sistema nervioso central se recurre al Melarsoprol y la Eflornitina por vía intravenosa.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.