Endometriosis y embarazo

La endometriosis es una enfermedad crónica que se caracteriza por el crecimiento benigno del tejido endometrial fuera del útero. Sus síntomas más habituales son, entre otros, dolor, infertilidad y sangrado entre períodos. Aunque la endometriosis conlleve problemas para concebir, las mujeres con síntomas leves pueden quedar embarazadas
8 de julio de 2015
Etiquetas

Endometriosis y embarazo, una relación posible | Angelica

Una de cada diez mujeres en edad fértil sufre endometriosis, una enfermedad crónica de origen desconocido que merma notablemente su calidad de vida. Puede cursar de forma asintomática o manifestarse a través de un amplio abanico de síntomas: dolor pélvico, ciclos menstruales dolorosos, inflamación, dolor durante o después de las relaciones sexuales, estreñimiento…

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis se produce cuando el tejido endometrial crece en el exterior del útero, siendo las áreas más frecuentemente afectadas el revestimiento de la región pélvica, los ovarios, las trompas de Falopio y los órganos próximos al abdomen, como los intestinos, la vejiga y el recto. De igual modo, el crecimiento del tejido o implante puede ocurrir en otras partes del cuerpo, por ejemplo, el estómago o el pulmón.

A día de hoy no se sabe con certeza qué causa la endometriosis, pero se cree que podría existir un componente hereditario. Entre los factores de riesgo que pueden favorecer el desarrollo de la endometriosis están la menarquía (aparición precoz de la menstruación), la predisposición genética, periodos menstruales frecuentes, ausencia de hijos e himen cerrado.

Endometriosis y fertilidad

La endometriosis probablemente comienza cuando la mujer empieza a menstruar, pero en general no suele diagnosticarse hasta los 25-35 años de edad. Como con frecuencia no se experimentan síntomas, incluso ni en los casos severos, muchas mujeres descubren que padecen endometriosis cuando buscan ayuda para averiguar por qué no logran quedarse embarazadas.

La primera cuestión que se plantea una vez diagnosticada la enfermedad es su efecto sobre la función reproductiva. Aunque la endometriosis constituya una de las principales causas de infertilidad femenina, hay posibilidades de quedar en estado. Por tanto, la endometriosis no siempre afecta a la fertilidad.

En caso de infertilidad por endometriosis es posible recurrir a técnicas como la fertilización in vitro. Cuando la endometriosis es leve o mínima, la cirugía laparoscópica resulta eficaz para mejorar la fertilidad. La intervención quirúrgica, según sugieren determinados estudios científicos, doblaría la tasa de embarazos.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es aliviar la sintomatología de la endometriosis, retrasar su expansión y conservar o recuperar la capacidad reproductiva. Existen diferentes tipos de tratamiento en función de factores como la edad, la gravedad de los síntomas, el grado de la enfermedad y el deseo de tener o no hijos en el futuro.

Las opciones de tratamiento comprenden derivados de testosterona y píldoras anticonceptivas, entre otros medicamentos. El médico puede recomendar la cirugía por laparoscopia para eliminar el tejido endometrial o con histerectomía si los síntomas son graves.

Llevar un estilo de vida saludable es fundamental para la prevención de diversas patologías y también podría ser clave para la mejora de la calidad de vida de las afectadas de endometriosis, tal y como señalan algunas investigaciones científicas.

Endometriosis y cáncer de ovario

Más allá de la relación entre la endometriosis y el embarazo, un estudio científico establece que la endometriosis multiplica por tres el riesgo de desarrollar un tumor de células claras. No obstante, no debe ser motivo de alarma entre las mujeres que padecen la enfermedad, pues estos tumores representan el 10% del total de cánceres de ovario.

En caso de adolecer endometriosis se recomienda llevar un seguimiento estricto con el ginecólogo, imprescindible para la detección precoz de este y otro tipo de problemas del útero y, en general, del aparato reproductor femenino.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.