El mijo y sus propiedades saludables

Aunque su origen no está del todo claro, se cree que el mijo proviene de África. Se trata de un cereal milenario con un gran poder energético que aporta valiosos nutrientes y propiedades , entre ellos fibra dietética, fósforo, magnesio y vitaminas del complejo B. Es más rico en proteínas que el arroz y que el trigo y no contiene gluten.
16 de noviembre de 2015
Etiquetas
mijo propiedades

Semillas de mijo, un cereal con muchas propiedades medicinales y curativas | Carolina L. (CC by 2.0, Flickr)

En lugar de hablar de las propiedades curativas o medicinales de alguna planta, hoy pondremos la vista en un cereal con miles de años de historia: el mijo. Su cultivo se remonta a tiempos remotos, por lo que es difícil indicar con exactitud su origen o procedencia.

Constituye un alimento básico para la población africana, india y china, y parece que comienza a ponerse de moda en los países europeos como alternativa al arroz y a la quinoa. ¿Qué tendrá el mijo para despertar nuestra curiosidad y atraer el interés nutricional de cada vez más gente?

Un cereal con muchas propiedades, también para adelgazar

Tabla nutricional (por cada 100 gramos de mijo): 
Calorías378
Hidratos de carbono (g)73
Proteínas (g)11
Grasas (g)
└ de las cuales, saturadas (g): 0,7
└ de las cuales, poliinsaturadas (g): 2,1
└ de las cuales, monoinsaturadas (g): 0,8
4,2
Fibra alimentaria (g)
Magnesio (mg)114
Potasio (mg)198
Calcio (mg)8
Vitamina B6 (mg)0,4
Ácido fólico (mcg)85
(g = gramos, mg = miligramos, mcg = microgramos). Fuente: USDA

El mijo se caracteriza por ser un cereal muy energético (378 calorías cada 100 gramos), ya que presenta un elevado contenido en carbohidratos. Su aporte proteico es mayor que el del trigo, el maíz y el arroz, por lo que resulta interesante para incluir en las dietas vegetarianas y de deportistas.

Su riqueza en fibra, la cual ayuda a controlar el azúcar en sangre, además de limpiar el organismo, lo hace recomendable para las personas que sufren diabetes. Aparte de producir sensación de saciedad, siendo así útil para quienes presentan sobrepeso u obesidad o quieren adelgazar, favorece el tránsito intestinal. La poca grasa que contiene (en su mayoría ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados) contribuye a reducir el colesterol, por lo que es beneficiosa para proteger y cuidar el sistema cardiovascular.

En lo que a minerales respecta, el mijo es una buena fuente de magnesio, fósforo, hierro y zinc. Dada la presencia de lecitina, magnesio y fósforo en su composición, el mijo se considera adecuado para mejorar el rendimiento físico e intelectual, así como la memoria. Aporta vitaminas del complejo B, entre las que se encuentran la tiamina o B1, la niacina o B3, la piridoxina o B6 y el ácido fólico o folato, esencial antes de la concepción y durante el embarazo para el correcto desarrollo de un futuro bebé.

Una de las grandes ventajas del mijo es que está exento de gluten, de modo que se digiere con facilidad y puede ser consumido por los celíacos e intolerantes a dicha proteína. Podemos emplearlo como sustituto de otros cereales con gluten o simplemente para diversificar un poco la dieta.

Cocinar con mijo

El mijo tarda un poco más tiempo en cocerse que la quinoa, casi lo mismo que el arroz integral; de hecho, se prepara de la misma manera que este.

Todo lo que hay que hacer para disfrutar del sabor suave y mantecoso del mijo es enjuagar bien los granos bajo el agua del grifo y ponerlo a hervir en una cacerola a fuego medio-alto. La proporción suele ser tres partes de agua o de caldo por cada una de mijo, aunque las cantidades pueden variar en función de la receta. Lo llevaremos a ebullición durante unos 30 minutos aproximadamente con la tapa puesta. Una vez compruebes que el mijo ha absorbido todo el líquido y está bien cocido, podrás servirlo como guarnición o añadirlo a otras preparaciones.

Aunque a simple vista recuerde un poco al alpiste, el mijo tiene un toque de sabor a nuez y una textura agradable que, por lo general, gusta a todo el mundo. No solo combina a la perfección con verduras como la calabaza, el pimiento, la zanahoria o el calabacín, sino que también admite cualquier ingrediente dulce: pasas, orejones, plátano, miel… Sirve tanto para elaborar pasteles salados, hamburguesas y croquetas vegetales como para hacer cremas, muffins y budines para el desayuno o la merienda.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.