El mangostán, una fruta antioxidante de exquisito sabor

El mangostán destaca por su alto poder antioxidante y antiinflamatorio. Es una fruta exótica de sabor dulce, rica en potasio y con bajo aporte de sodio
8 de febrero de 2013
Etiquetas,  
mangostan

El mangostán, una fruta saludable repleta de antioxidantes, vitaminas y fibra | Titti N.

La globalización da acceso a alimentos apreciados y cotizados en otras regiones del mundo por sus excelentes propiedades nutricionales y terapéuticas. Uno de ellos es el mangostán (también conocido como mangostino, mangostín o mangosto), una fruta exótica de sabor meloso y dulzón, de forma esférica, carnosa, que últimamente se ha puesto muy de moda en Europa.

El mangostán es un fruto nativo del sudeste de Asia, concretamente de Tailandia, país en el que se considera un delicioso manjar y se ha utilizado desde tiempos remotos con fines medicinales. Destaca por su contenido en valiosos fitonutrientes con alta capacidad antioxidante, sustancias que se encargan de proteger y garantizar el correcto funcionamiento de las células. Por tanto, el mangostán resulta eficaz contra los procesos degenerativos y el envejecimiento.

Por otra parte, dado su alto poder antiinflamatorio se emplea como remedio natural en enfermedades respiratorias y de tipo cardiovascular. También pueden aprovechar sus innumerables beneficios las personas que sufren problemas estomacales a causa de digestiones pesadas, meteorismo, úlceras gástricas, etc.

El mangostán es rico en potasio y cuenta con bajo aporte de sodio, lo que lo hace idóneo para regular la hipertensión arterial y reducir los niveles de colesterol en sangre. Gracias a sus propiedades diuréticas permite eliminar esas toxinas del organismo que, en muchos casos, son las causantes de las afecciones y problemas de salud que nos traen de cabeza. El mangostán, tanto en crudo como licuado en zumos, presenta un bajo contenido calórico (alrededor de 70 calorías por cada 100 gramos de ingesta) y aporta altas dosis de fibra y vitaminas.

Aunque se considera adecuado para niños, jóvenes, adultos, deportistas e incluso mujeres embarazadas, no ocurre lo mismo en el caso de personas que padecen insuficiencia renal o toman anticoagulantes. Para descartar cualquier posible interacción entre estos y otros fármacos y el consumo de mangostán, es importante que consultemos al médico antes de tomarlo. También los diabéticos y los que sufren obesidad deben tener en cuenta la cantidad a consumir debido a su elevado contenido en hidratos de carbono.

En Muy en forma | El açaí, una de las frutas con mayor cantidad de antioxidantes

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.